PASO 5: CASO PRÁCTICO: "EL ÁRBOL DE LA VIDA"

Duración aproximada: 2 horas para hacer el ejercicio (dedicación exclusiva)

Para realizar este caso práctico necesitas conseguir por Internet u otros medios la película “El Árbol de la Vida”, de Terrence Malick. Si tienes algún problema para conseguirla, no dudes en hacérselo saber a tu tutor.

Esta película, que tuvo 3 nominaciones a los Oscars, en realidad son imágenes del universo, a veces de un universo más cercano a nosotros (personas con sus vidas diarias, sus problemas, emociones y relaciones) y a veces un universo más lejano en el espacio y en el tiempo (galaxias, estrellas, planetas, nuestro planeta hace muchísimo tiempo, células, etc.).

La película dura mucho, pero no tienes que verla toda, sino sólo una parte: la primera hora y media como mínimo.

El ejercicio consiste en hacer lo siguiente:

– Por un lado, en ver la película con conciencia, es decir, que mientras te fijas en la película observas también lo que sucede dentro de tu mente y tu cuerpo.

– Darte cuenta de que cuando hay escenas de la naturaleza y el universo tu mente es más objetiva e imparcial, tendiendo a verlas como simples fenómenos neutros, con una actitud de mero observador pasivo, por lo que te afectan poco o nada.

– Observar que cuando hay escenas que se refieren a seres humanos tu mente reacciona más, con valoraciones, categorizaciones y juicios, como: se debe hacer tal cosa, no se debe hacer, está bien, está mal, tiene razón, no tiene razón, se comporta mal, dice tonterías, me gusta, no me gusta, ha hecho algo malo, es culpable y merece ser castigado etc. Observa cómo tu mente etiqueta cada persona según sus actos, posición social, grado de belleza física, edad, raza, nacionalidad, país donde vive. Date cuenta de cómo tu mente produce ciertos pensamientos como: tal cosa es terrible, pobrecito, etc. Anota esas construcciones mentales que detectes en tu mente.

– Toma conciencia de que son estos pensamientos que fabrica tu mente los que hacen que las escenas referentes a personas te afecten más que las relativas a la naturaleza y el universo. Date cuenta también de que si hace eso con lo que sucede a unos personajes de una película, con tu vida real lo hace mucho más.

– Intenta ver las escenas humanas también por lo que son, sin categorizar, con una objetividad similar a cuando ves las imágenes de la naturaleza y el universo. No se trata de que adoptes una actitud de indiferencia, sino una forma de ver las cosas más desapasionada, con serenidad y equilibrio psíquico. Es saludable que sientas compasión por los personajes, pero sin juzgar ni valorar. Intenta sentir afecto por lo personajes, empatía y compasión cuando se sienten mal o ves animales que sufren. Intenta alegrarte también cuando a los personajes las cosas les salen bien, pero no categorizar y etiquetar, sobre todo negativamente. Más que de evitarlo de lo que se trata es de tomar distancia de ello y de verlo como simples pensamientos de la mente, como construcciones mentales. Con ello cada vez irás teniendo una visión cada vez desapasionada, serena y ecuánime, como cuando veías los fenómenos de la naturaleza.

– Intenta vivir tu vida con conciencia, como un observador más pasivo, tomando cierta distancia de esa corriente incesante de pensamientos que fabrica tu mente con los que categoriza todo continuamente, generando la mayor parte de tu malestar. Intenta tener una actitud más ecuánime, más similar a la que tenías cuando te limitabas a contemplar las escenas del universo de la película.

Si en algún momento te vienen sensaciones de aburrimiento o el pensamiento de que es un rollo, simplemente lo observas y dejas que se vaya.

Por último, descargas la tabla que puedes encontrar haciendo clic aquí. La rellenas y la envías a tu tutor mediante  email.

Ir al Paso 6.