¡REPAREMOS LOS DAÑOS!: EXIJAMOS TRABAJO EN CASO DE INSOLVENCIA

Cuando el victimizador no tiene suficientes ingresos ni patrimonio para resarcir plenamente en un período razonable (por ejemplo, unos 15 años, en función de la edad de la víctima), lo honesto es que lo haga mediante horas de trabajo, tanto en días laborables como, si es necesario, durante los fines de semana. Si el daño es tan grande que no se puede resarcir del todo, lo justo es que se pase toda su vida dedicando horas para compensar el daño.

Esas horas de trabajo se pueden hacer directamente para la víctima o para administraciones públicas o empresas que tengan un concierto con el Ministerio de Justicia, de manera que con la retribución de dicho trabajo éste se encarga de ir pagando la indemnización al damnificado.

Podría suceder que el abusador intentase escapar del país para evitar la reparación, por lo que conviene tomar las medidas necesarias para evitarlo, como retirarle el pasaporte o incluso insertarle un chip, tal como se hace con los animales domésticos. En cambio, el sistema de pulsera no es efectivo, ya que cuando se agotan sus pilas quedan inoperativas. Es justo tomar todas las medidas necesarias para evitar que el daño quede sin reparar.

También puede acontecer que el abusador intente escaquearse del trabajo, en cuyo caso lo equitativo es que haga más horas hasta conseguir la productividad o incluso que se le interne en una prisión, donde trabaje para tener que pagar tanto la reparación como el coste de su mantenimiento en dicho centro de trabajo. En caso de que siga sin querer trabajar, se le pueden ir quitando gradualmente comodidades y, si no enmienda, incluso reduciendo la ración de comida hasta que reaccione. De nuevo, es justo tomar todas las medidas necesarias para evitar que el daño quede sin reparar.

Leer «¡Reparemos los daños»: evitemos la prisión en la medida de lo posible

Si crees que este artículo es útil para conseguir un mundo más justo, te animo a que lo compartas.

Gracias,

 Xavier Paya 

¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor.

 

Lee:  ¡Reparemos los daños!: Demos la cantidad justa de indemnización. 

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?