VERSÍCULOS QUE OBLIGAN AL ASESINATO POR SEXO EXTRAMARITAL

VERSÍCULOS QUE OBLIGAN AL ASESINATO POR SEXO EXTRAMARITAL

VERSÍCULOS QUE OBLIGAN AL ASESINATO POR SEXO EXTRAMARITAL

Génesis 38:24: hay que quemar viva a una casada que ha tenido sexo fuera del matrimonio y se ha quedado embarazada.

Deuteronomio 22:22: en caso de que una casada tenga sexo con un hombre que no sea su marido hay que asesinar a ambos. Si el marido se siente agraviado, le bastaría con cortar la relación con su esposa, pero el autor del Deuteronomio considera a la mujer una propiedad del marido, para uso y disfrute único de ése, y como han vulnerado sus derechos exclusivos uso y disfrute hay que asesinar a los infractores.

Sin embargo, no se prevé nada cuando el hombre casado tiene sexo con mujeres que no están casadas o prometidas. Es decir, los hombres tienen derecho a tener sexo con todas las mujeres no casadas que quieran, tener todas las esposas y concubinas que deseen (Salomón tuvo 1000: 700 mujeres y 300 concubinas) e incluso esclavas sexuales, así como incluso violar, porque pertenece al sexo dominante merecedor de grandes privilegios. En cambio, pobre de la mujer que ejerza su libertad sexual, ya que es una mera cosa cuya propiedad pasa de su padre a su marido.

La base de este precepto es que la mujer es una posesión de su marido. Por ello la Biblia ordena el asesinato de los adúlteros en caso de que la mujer casada cometa adulterio, pero no en caso de que el hombre casado cometa adulterio.

Levítico 20:10: ídem.

Estas injusticias, una vez más, no son sólo propias del Cristianismo tradicionalista, sino de la mayor parte de culturas y religiones surgidas a partir de un cierto momento del Neolítico en que aumentaron las poblaciones y la lucha por los recursos, lo que dio lugar a las sociedades cada vez más jerarquizadas y patriarcales, en que el fuerte domina al débil, lo abusa y le impone las reglas que le interesa (might is right, el poder es derecho). Leer más…