¡NO DAÑEMOS!: SEAMOS IGUALITARIOS EN DERECHOS Y TRATAMIENTO, AUNQUE NO EN RIQUEZA

Una forma de dañar a los demás es la discriminación en cuanto a derechos y libertades, dando prebendas a unos y quitando a otros sus legítimos derechos, como ha acontecido de forma flagrante desde el Neolítico hasta recientemente entre hombres y mujeres. Y, de hecho, en bastantes países todavía sucede.

Incluso en los países avanzados se da una consideración muy diferente a un hombre con múltiples aventuras sexuales (es un conquistador) que a una mujer que hace lo mismo (es una puta)… leer más… 

En África y otros lugares del planeta hay gobiernos que conceden privilegios a ciertas etnias, mientras que oprimen a otras. Y en la mayor parte del mundo no se dan a los homosexuales los mismos derechos que a los heterosexuales, incluyendo a bastantes países del primer mundo que todavía no reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Seamos equitativos, también en el tratamiento. Si queremos que una persona nos llame de Usted o nos trate de señor, nosotros también tenemos que tratarla de esta manera, pues un trato desigual sería una falta de respeto y contrario a su dignidad.

Evitemos intentar imponer saludos reverenciales, como inclinar la cabeza o besar la mano, así como tratamientos desigualitarios como Majestad, Excelencia, Ilustrísimo, Honorable, Señoría, Su Santidad o Eminencia, ya que puede resultar humillante para aquel al que se obliga a darlos. El respeto se gana o se pierde con una conducta íntegra o abusiva y no con títulos pomposos. Aprendamos de Estados Unidos, donde John Adams propuso dirigirse al Presidente George Washington como Su Majestad o Su Alteza, pero el Congreso lo rechazó, prefiriendo el tratamiento mucho más igualitario de Presidente de los Estados Unidos, Sr. Presidente o Sr. Washington.

Del mismo modo, los títulos nobiliarios son propios de sociedades arcaicas en que los conquistadores robaban la tierra a los vencidos y se convertían en aristócratas que sometían y explotaban a los segundos. Son reminiscencia del Antiguo Régimen, injusto y atrasado, por lo que no deberían tener cabida es países modernos y avanzados. De nuevo, tomemos ejemplo de Estados Unidos, donde están prohibidos. Incluso hubo una propuesta todavía no aprobada de retirar la ciudadanía a quien tenga títulos nobiliarios concedidos por otros países.

En las organizaciones, aprendamos de los países nórdicos o Nueva Zelanda, en los que hay poca distancia de poder y jerarquía, existiendo un ambiente laboral bastante igualitario, siempre dentro del límite del buen funcionamiento de la empresa.

En cambio, no es justo que haya igualdad económica si no hay igualdad de esfuerzo realizado y riesgo asumido. Es un robo intentar igualar más de lo razonable las cosechas de dos campesinos cuando uno trabajó durante 10 horas cada día a lo largo del año y el otro sólo lo hizo durante 5 horas.

Es absolutamente injusta la llamada “justicia social” que pretende equiparar excesivamente a hormigas que trabajan muchas horas, que lo hacen intensamente, que dan lo mejor de sí mismas y/ o que ahorran el dinero que ganan para dedicarlo a inversiones productivas con las cigarras que hacen lo contrario. Igualarlas en los frutos de lo que han hecho o dejado de hacer, pero no en esto segundo es un expolio.

Todo ello es contrario al sentido innato de la justicia que tenemos y que compartimos con otras especies. Se han hecho incluso experimentos con niños y chimpancés en que se vio que a todos ellos les parecía justo dar lo mismo en la misma situación, pero no en situaciones diferentes.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Dejémonos llevar por nuestro sentido congénito de ética

Por ejemplo, la pareja de un amigo mío trabajaba como dependiente en Zara, ganando un sueldo más bien bajo. Para progresar económicamente, durante su tiempo libre, las tardes y fines de semana, cursaba un Máster en Comercio Internacional, mientras sus compañeros de trabajo se relajaban viendo la televisión o haciendo lo que más les apetecía.

Con sacrificio, el primero pudo terminar el Máster y ascender a un puesto mejor remunerado en el Departamento de Import & Export de esa multinacional. Por tanto, de ser igual económicamente a sus excompañeros de tienda pasó a ser desigual porque su nivel de esfuerzo fue muy desigual. Esa desigualdad es lo justo y pretender mutualizar su nuevo sueldo más elevado con el de aquéllos sería un gran abuso.

¡NO ROBEMOS!: Rechacemos los robos institucionalizados

¡SEAMOS SIEMPRE JUSTOS Y EQUITATIVOS!

Gracias por compartir si crees que estas ideas conducen a un mundo más decente en que vivir,

 Xavier Paya 

¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor.

 

Lee: ¡NO DAÑEMOS!: No robemos ni directa ni indirectamente

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?

Una forma causar daños y perjuicios a personas, sobre todo de otras generaciones, así como a otros animales no humanos, es dañar la naturaleza.

Por tanto, conviene que tomemos las medidas que recomienden la mayoría de los científicos para evitarlo.

Desgraciadamente, la mayor parte de las mismas pueden no ser más que un parte un parche, ya que por muchas normas medioambientales que se aprueben cuantos más humanos haya en el planeta más se destruye el mismo.

Tal vez el problema principal sea sobrepoblación, que además de arrasar con la Tierra y sus recursos limitados, quedando cada vez menos para las futuras generaciones, implica explotar y maltratar a miles de millones de seres sintientes  para que la excesiva población humana pueda vivir según sus gustos y antojos.

Dicha sobrepoblación está causada por la sobrenatalidad, sobre todo en el tercer y cuarto mundo, y la sobrelongevidad artificial, sobre todo en el primer mundo. 

SOBRENATALIDAD

En algunos del países segundo, tercer y cuarto mundo, los padres acostumbran a tener muchos hijos, pero les dan escasa formación y recursos para progresar, primando la cantidad sobre la calidad.

Ese modelo demográfico contribuye a mantener países pobres y disfuncionales, por lo que bastantes se ven abocados a intentar emigrar al primer mundo, generando en éste problemas migratorios y de integración.

Cada padre o madre es libre de tener los hijos que decida, pero la libertad va aparejada con la responsabilidad. Es preferible tener menos hijos y dedicarles más recursos, tanto materiales como de formación y emocionales, para que tengan una mejor infancia y edad adulta. Ejerzamos una paternidad responsable.

En vez de tener tantos hijos para utilizarlos en beneficio propio a partir de la adolescencia, presionándolos para que trabajen y nos ayuden económicamente, hagamos lo contrario. Es a los padres a los que corresponde hacerse cargo de sus hijos y no al revés.

Y seamos también responsables con el conjunto del planeta. No pensemos sólo en lo que nosotros deseamos, sino también en los que es bueno para el conjunto del mundo y de seres sintientes, porque cuantos más hijos tengamos mayor será el número de animales no humanos explotados y maltratados. 

SOBRELONGEVIDAD ARTIFICIAL

El crecimiento de la población de muchas especies se mantiene dentro de un equilibrio debido a la existencia de depredadores. En cambio, en los seres humanos hemos dejado de tener los depredadores que antaño limitaban nuestra longevidad. Hasta aquí fantástico, ya que ello nos permite una vida mejor.

Por otro lado, hemos conseguido una mejor alimentación y tratamientos médicos que hacen que mucha gente no tenga que morir prematuramente, como sucedía antes con hambrunas o epidemias. Hasta aquí también bien.

Sin embargo, otra cosa diferente es gastar grandes cantidades de dinero público para conseguir una sobrelongevidad artificial, asistida y antinatural, dando lugar a una sobrepoblación que vive a costa de esclavizar, explotar y maltratar a cientos de miles de seres sintientes en granjas industriales. A lo que hay que añadir el horror de millones de animales no humanos con los que se efectúan experimentos médicos en laboratorios para incrementar justamente esa longevidad, más del 90% sin anestesia para no alterar los resultados.

¡No seamos tan miserables! Disfrutemos del egoísmo positivo y evitemos el negativo.

Cada especie está programada genéticamente de forma natural para vivir una serie de años: los perros viven de promedio 10-13 años, los gatos 12-18 años y los caballos 25-30 años. La especie humana antes vivía de promedio 35 años debido a que había una gran mortalidad infantil, pero si quitamos ese efecto, así como el de epidemias, el ciclo de vida natural en los seres humanos es de unos 70 años.

Intentar aumentar la longevidad de forma artificial hasta el extremo al final puede acabar generando más inconvenientes que ventajas, ya que provoca una sobrepoblación que ocasiona a su vez:

  • Destrucción del planeta.
  • Un serio problema de sostenibilidad de las pensiones, disminuyendo el ratio de personas que trabajan respecto a las que no lo hacen, lo que implica que las primeras vayan sobrecargadas a cambio de un menor poder adquisitivo, pues tienen que cotizar mucho y pagar muchos impuestos para mantener a la población sobrelongeva y sus tratamientos médicos.
  • Estancamiento económico, como sucede en Japón, España o Italia, ya que la sobrelongevidad implica restar recursos al sector productivo para dedicarlos al gasto en pensiones, sanitario, etc. Puede acabar creando un modelo económico basado más en el gasto que en la inversión.

¿No es preferible la calidad vida a la cantidad de vida?

¿No nos aporta más dedicar priorizar los recursos limitados a lo primero en vez de a lo segundo?

¿No es mejor invertir en la investigación para conseguir un mundo con los menos sufrimientos posibles y el máximo de felicidad que destinar grandes cantidades de dinero a la longevidad artificial?

Todo el mundo tiene derecho a intentar tener una vida sobrelongeva a base de tratamientos médicos caros en la medida en que se lo pueda pagar con sus propios recursos y esté dispuesto a aguantar los achaques, dolores y poca calidad de vida propios de la vejez.

Ahora bien, a partir de unos 75 años, cuando una persona ya ha superado en un quinquenio su esperanza natural de vida, ¿es justo obligar a otras personas a renunciar a otras cosas que le dan calidad de vida para para costear a esos los sobrelongevos unas intervenciones médicas a veces con costes exorbitantes? (por ejemplo, la media de un tratamiento completo contra el cáncer está en unos 90.000 euros).

Una cosa es que se le den gratuitamente tratamientos contra el dolor y cuidados paliativos para que pueda disfrutar de su vejez con calidad de vida, pero otra cosa diferente es la sobrelongevidad financiada con el esfuerzo ajeno en vez del propio.

¿La sobrelongevidad artificial es un derecho o un lujo? Y en caso de ser un lujo y, ¿lo justo es que se lo pague cada cual de su bolsillo, si quiere acceder al mismo, o que se lo tengan que regalar los demás a la fuerza?

La muerte no es algo horroroso, sino algo neutro, con lo que dejamos de disfrutar de nuestros placeres pero también nos liberamos de todos nuestros sufrimiento. Y en cualquier caso, es algo que tarde o temprano llegará, por muchas terapias a las que nos sometamos. Veámoslo como lo que es: como ley de vida, como algo natural.

Gracias por ser demográficamente y ecológicamente responsable,