¡NO DAÑEMOS!: SEAMOS IMPARCIALES Y NO APLIQUEMOS DOBLES VARAS DE MEDIR

Un tipo de injusticia es aplicar dobles varas de medir, es decir:

1. SOBRERRACCIONAR con ciertos abusos que cometen determinadas personas o grupos, normalmente rivales.

2. INFRARREACCIONAR o no reaccionar con otros del mismo calibre o mayores pero cometidos por otros individuos o grupos, normalmente aquellos con los que nos identificamos.

O sea, dar un puñetazo a alguien por algo que ha hecho y en cambio pegar suavemente o incluso dar una palmadita en la espalda a otro por hacer exactamente lo mismo.

Es algo típico de la psicología de grupos y bandos. A continuación 3 ejemplos recientes con los que se va a entender muy bien: Rusia/Ucrania, Israel/Palestina y Cataluña/España. 

RUSIA/UCRANIA

El primero es la guerra entre Rusia y Ucrania. Ambos países y los prorrusos del Este del Donets y el Lugansk han cometido atrocidades desde que comenzó la guerra del Donbás en el año 2014, lanzando misiles a viviendas o edificios no militares, como escuelas, hospitales o mercados, matando a civiles inocentes, torturando, etc. Si alguien no lo cree a causa de que los medios de comunicación de su país le han informado sólo de los atropellos del bando contrario lo puede comprobar en Wikipedia, la web de Amnistía Internacional, etc.

Tanto Rusia y los prorrusos del Donbás, por un lado, como Ucrania y Occidente, por el otro, ponen el grito en el cielo cuando esos atropellos los comete el enemigo y hablan de crímenes de guerra que deben ser llevados a la Corte Internacional de la Haya.

Sin embargo, callan cuando es su bando quien los comete, apoyándolo de forma más o menos incondicional, incluyendo a los más crueles y criminales del mismo, como el Grupo Wagner y Kadírov por parte rusa y el Regimiento Azov (formado en gran medida por neonazis y fascistas) por el lado ucraniano. Incluso los medios de comunicación de ambos lados, incluyendo los occidentales, informan (o desinforman) de manera muy asimétrica.

ISRAEL/PALESTINA

Otro ejemplo son las atrocidades que cometen los gobiernos de Israel y Palestina contra inocentes del otro bando. Ambos adoptan una actitud victimista con los atropellos sufridos por su enemigo, pero justifican los que cometen ellos, incluso con niños y otros inocentes.

Y lo mismo hacen los gobiernos e individuos occidentales que se posicionan a favor del gobierno israelí, así como los ultraizquierdistas y musulmanes que dan su apoyo a Hamás.

CATALUÑA/ESPAÑA

El último ejemplo es el de independentistas y españolistas en Cataluña, un tema que conozco muy bien porque vivo en este país (según los primeros) o región (según los segundos). Pues bien, los nacionalistas catalanes se han venido quejando una y otra vez, poniendo el grito en el cielo, de los agravios cometidos por España contra Cataluña, como el expolio fiscal (Cataluña paga muchos más impuestos a España que las contraprestaciones que recibe, yendo parte de su dinero a otras regiones) o la insuficiente inversión en infraestructuras.

También sobre el recorte del Estatuto de Autonomía (una especie de constitución regional) aprobado por la mayoría de catalanes, el pisoteo del derecho a decidir de éstos sobre su propio futuro o las cargas policiales contra votantes inocentes en el referéndum de independencia no autorizado por el Estado Español.

Ahora bien, cuando les comentas los agravios que ellos cometen no sólo no los condenan, sino que incluso los justifican. Entre estos están la declaración unilateral de independencia con menos del 50% de apoyo social (con perjuicios económicos y tensión social), los cortes de infraestructuras o el bloqueo de un aeropuerto y estaciones de tren. O la agresión a alguna persona por llevar la bandera española, las pintadas en la casa de algún individuo que colocó dicha bandera o marginación de algún niño inocente en el colegio porque sus padres pidieron que se aplicase la ley que obliga a impartir algunas asignaturas en español.

Frente a ello, se van por la tangente, dando excusas absurdas como que España es un Estado opresor. ¿Pero qué tiene que ver ese pobre niño con el gobierno español? ¿O qué culpa tiene de lo que haga dicho gobierno un pobre pasajero que no puede coger su tren para regresar a su casa? Y con los españolistas sucede lo mismo, pero al revés. En realidad, son los mismos perros, pero con diferentes collares.

Os aseguro que es algo que me colapsaba. Ahora me lo tomo con más calma, ya que de la observación he ido dándome cuenta que el cerebro humano diseñado para ello, al menos en muchas personas, sobre todo las gregarias y rebañistas. Pero ello puede resultar altamente nocivo, ya que, si hay impunidad o laxitud con ciertos abusos, ello es el medio ambiente perfecto para que se perpetúen.

Leer «¡NO DAÑEMOS!: Seamos abiertos y evitemos el gregarismo dañino

Leer «No sigamos al rebaño para dañar»

Lo bueno es que cuando nos damos cuenta, tendemos a evitarlo. Si lo haces, viviremos en un mundo mejor, con menos injusticias y daños. Dicen que no se puede ser juez y parte, pero en realidad sí se puede. Por tanto, no seamos partidistas, sino imparciales. No seamos sectarios, sino objetivos. No veamos todo en función de nuestro interés, el de nuestros seres queridos y nuestro grupo, sino de una forma más global y neutral.

Pero ello no es suficiente, sino que es necesario que el resto de los 8.000 millones de habitantes del planeta también sean justos, por lo que te animo a compartir con todos o la mayor parte de tus contactos y en todas tus redes sociales.

Gracias,

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor.

 

Lee: ¡NO DAÑEMOS! Seamos proporcionales frente al abuso

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?