¡NO DAÑEMOS!: NO SIGAMOS AL REBAÑO PARA DAÑAR

 

En los genes humanos está seguir a su rebaño de la misma manera que las cebras siguen a su manada. Así como éstas tienen la ventaja de que padecen muchas menos probabilidades de ser comidas por los leones que las que van por libre, en el ser humano ello también tuvo beneficios.

El más importante fue que una mayor cohesión ayudaba a cazar en grupo y, sobre todo, posteriormente, cuando aumentó la densidad de población y por tanto disminuyeron los recursos per cápita, permitía atacar colectivamente a otras tribus para robarles sus recursos y sus mujeres. Los que así lo hicieron con éxito dejaron más genes, ya que sobrevivieron más y, sobre todo, violaron mucho más, por lo que no es de extrañar que esté tan extendido el efecto rebaño.

No obstante, tiene el inconveniente de que si la manada comete abusos o incluso atrocidades, el gen del borreguismo nos impulsa a participar en los mismos, ya que “donde va la gente va Vicente”, vaya adonde vaya. Por tanto, el seguidismo incondicional puede ser enormemente dañino y causar que al final acabemos perdiendo todos, como ha sucedido constantemente a lo largo de la historia.

Como no es necesario robar recursos a los demás si los generamos con nuestro esfuerzo y evitamos una sobrepoblación excesiva, el rebañismo tóxico tiene muchos más inconvenientes que ventajas.

Leer «¡NO DAÑEMOS!: Generemos riqueza de forma honrada»

Suele conllevar un orden establecido mediocre en que hay una multitud de normas absurdas, sobre todo las no escritas, a la par que lo básico (no hacer daño a los demás) no se cumple. Por ello, cuanto más espíritu de borrego y mente estrecha tenemos más solemos juzgar injustamente por pequeñeces, como la forma de vestir, pero no condenar injusticias, incluso cuando son atroces.

 

 

 

Como no estamos determinados por nuestro ADN, mejor pasemos a un rebañismo selectivo por el que sigamos al grupo en lo bueno (o incluso en lo neutro, quien quiera), pero no en abusos y maldades. Ello requiere desarrollar la capacidad de cuestionamiento del orden establecido.

Leer más sobre el cuestionamiento en El Secreto de Milene, Historias de Zan y Las Técnicas del Bienestar Personal.

Porque una cosa es la capacidad para aprenderse bien la doctrina del colectivo al que pertenecemos y otra muy diferente es la de dilucidar en qué medida esa doctrina es correcta, justa y conveniente. Por ello, para dejar de ser un mero chupadoctrinas es necesario desarrollar la racionalidad y el espíritu crítico.

Leer «Pensemos por nosotros mismos y digamos no al adoctrinamiento tóxico»

Leer «Seamos racionales y evitemos el dogmatismo»

Tendemos a dar autoridad al rebaño, a convertirlo en una brújula, pero es un gran error, ya que la mayor parte de éste está compuesto por personas con un nivel de inteligencia y conocimiento medio y bajo, unos estándares éticos medios y bajos y un nivel de orientación a la excelencia también medio y bajo. Y lo que es peor: posiblemente entre los líderes políticos y religiosos de la manada los porcentajes de mediocridad sean todavía superiores. La razón es que para ascender dentro de los partidos políticos y organizaciones religiosas se requiere con cierta frecuencia un espíritu sumiso, seguidista, pelota, lacayo e incluso secuaz. En algunos lugares, como Suecia, no suele ser así, pero en la mayor parte de países sí.

Leer «¡NO DAÑEMOS!: Seamos justos»

No demos autoridad al rebaño ni lo sigamos sin más como bobos como hacían los niños con el flautista de Hamelín, vaya adonde vaya, sino que mejor hagamos algo para dirigirlo hacia la mejora e incluso la excelencia. Y convenzamos a más gente de que haga lo mismo.

Leer «¡NO DAÑEMOS!: Orientémonos a la excelencia

 

 

La manada no merece credibilidad, porque ha demostrado en demasiadas ocasiones carecer de luces en la cabeza. Por ejemplo, la primera estaba entusiasmada con el inicio de la Primera Guerra Mundial, concentrándose mucha gente en las plazas para aclamar con júbilo el inicio del conflicto, sobre todo en Alemania y Rusia. Al cabo de unos años, se cansó después de tantos muertos (20 millones) y heridos  (21 millones), destrucción, pobreza y tener que pasar hambre, dándose cuenta de que había sido un error. 

¿Te puedes creer que el rebaño aprendió la lección? ¡¡NOOO!!, porque al cabo de tan solo 2 décadas, las mismas generaciones iniciaron una Segunda Guerra Mundial, con todavía muchos más muertos (70-85 millones), sufrimientos y devastación. Parece que no pueda ser verdad, pero desgraciadamente lo es, ya que las sociedades humanas son con cierta frecuencia desquiciadas, dañinas tanto con los demás como consigo mismas y mentalmente limitadas, pues hay que ser realmente estúpido para chocar 2 veces en esa misma piedra de tamaño tan enorme en tan poco tiempo.

Hay personas que creen que hay que encajar en la sociedad como una pieza de puzzle y hacer lo que hacen los demás como meros clones, limitándonos a acatar las normas de la tribu. Incluso sienten que una de las peores cosas que puede suceder a alguien en ser rechazado por el clan por ser un verso suelto, por no adaptarse a la cultura en la que vive.

Pero si todos funcionásemos de esa manera, callando para ser aceptados y con una actitud sumisa y de relativismo cultural, viviríamos no ya en el semiestercolero en que vivimos en la actualidad sino en un auténtico vertedero, ya que nadie se hubiese tomado la molestia de limpiarlo. Si no hubiese habido personas rebeldes que dijeron «¡NO! ¡Esta norma o esta práctica no es justa y por tanto hay que cambiarla, porque está causando daños a inocentes!» todavía viviríamos en la Edad Media o incluso en estadios todavía más atrasados y barbáricos. 

Por el contrario, es cuando algunos librepensadores intentan convencer a los demás para abolir abusos que se va construyendo una cultura más sana y nutritiva. Así es como han ido evolucionando las sociedades a los largo de los últimos siglos. Porque se pueden (¿y se deben?) mejorar. Y para ello es necesario que haya inconformistas que en vez de seguir al rebaño se esfuerzan en conducirlo hacia los mejores pastos. 

Leer «Reformemos la sociedad»

No queramos ser tan “trendies”, sino más “cool”. No seamos tan de nuestro lugar y nuestra época, sino que estemos por encima de ello, siendo más atemporales y universales. Es decir, guiémonos por lo que nos dicte nuestra racionalidad y nuestro sentido innato de la justicia, el cual nos dice que no está bien dañar a nadie salvo en caso de legítima defensa contra el agresor.

Gracias por compartir si consideras que estas ideas contribuirán a una sociedad más evolucionada y justa,

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor

 

Lee: Seamos abiertos y evitemos el gregarismo dañino

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?