¡NO DAÑEMOS!: REFORMEMOS LA SOCIEDAD

 

Las sociedades humanas suelen tener una parte saludable y otra enferma. Shakespeare lo explicó de esta manera en el «Rey Lear»: «Al nacer lloramos porque entramos en un vasto manicomio».

Dentro de la parte nutritiva está buen rollo, el afecto, los buenos sentimientos, el sentido de la justicia, la ayuda, lo que funciona bien y otros aspectos positivos de las personas y estructuras sociales, económicas y políticas que nos rodean.

Y en el lado tóxico (a veces muy tóxico) están los abusos, egoísmos negativos, envidias, corrupción, deshonestidades, mediocridades, disfuncionalidades y otras miserias humanas y sociales. Todo ello hace que la gran mayoría de sociedades sean como una manzana que en parte está sana y en parte podrida.

Todos somos parte de este semiestercolero. Todos hemos contribuido a crearlo y todos somos a la vez beneficiarios y víctimas del mismo. Por tanto, es la conveniencia y la responsabilidad de todos limpiarlo. En vez de ser positivos mismo con el mismo, mejor arremanguémonos la camisa y pongámonos ya manos a la obra para quitar de una vez toda la porquería que sea posible.

Contamos con mucho trabajo ya hecho por las generaciones que nos han precedido, ya que desde la Ilustración hasta la actualidad se ha dado un importante proceso de reforma de la sociedad. Pero no nos engañemos: tan sólo estamos a medio camino. Somos mucho menos analfabrutos que en la Edad Media, pero ello no quiere decir que ya seamos civilizados, sino que es necesario que continúe el proceso civilizatorio para conseguir un mundo decente en que vivir.

¡NO SEAMOS CONFORMISTAS Y MEDIOCRES, SINO REBELDES Y ORIENTADOS A LA EXCELENCIA!

Para ello, algunos aspectos básicos a mejorar son la legislación, la mentalidad y costumbres y la educación en valores.

 

1. LA LEGISLACIÓN

Existen normas justas y otras injustas. ¡TODAS ÉSTAS DEBEN SER REFORMADAS! Seamos conservadores con lo bueno y progresistas con lo malo.

Tenemos ya mucho terreno ganado, pues en los últimos 3 siglos se han ido suprimiendo bastantes leyes abusivas, como las que protegían la esclavitud. Según las mismas, los esclavos eran simples cosas, tenían que obedecer a sus amos y soportar los daños que les causasen los primeros, incluso torturas. Si se escapaban, nadie le podía ayudarles ni darles cobijo. Gracias a que hubo abolicionistas que lucharon contra todo eso dichas leyes ya no existen.

Sigamos avanzando con firmeza y a paso ligero en cuanto a normas que:

  • Creen suficientes mecanismos para evitar la corrupción y el malgasto público.

 

  • En general, erradiquen todos los diferentes tipos de injusticias que existen en nuestras sociedades, la mayor parte de los cuales se exponen en los artículos de la Iniciativa ¡NO DAÑES!

Un paso más evolucionado es desarrollar legislación no sólo orientada a no dañar a los demás, sino también a una mayor felicidad, tal como se expone en Política orientada a la Felicidad.

  1. LA MENTALIDAD Y LAS CONDUCTAS

Para limpiar el semivertedero en que vivimos es necesario no sólo reformar las estructuras legales, políticas y sociales, sino también al propio ser humano. Significa pasar de una forma de pensar y de comportarnos abusiva a otra justa, de una egoísta en el mal sentido de la palabra a otra considerada y de una oportunista a otra honesta.

Cambiemos el modus operandi y pensandi orientado a hacer daño a los demás en ciertos casos y/o a determinados colectivos por otro basado en la bondad.

Para ello tengo una mala y una buena noticia. La mala es que lo anterior no es fácil, debido a que de forma innata tenemos un lado benigno, pero también otro hiperdepredador y malvado, todo ello en grados muy diferentes según cada persona. A lo que encima se añade nuestra tendencia conservadora obstinada en mantener el status quo injusto, de seguir al rebaño incluso para dañar y de ser crédulos con la educación nociva que hemos recibido.

La buena noticia es que, a pesar de ello, podemos cambiar, ya que tenemos un cierto grado de flexibilidad cerebral y un sentido innato de la justicia. También, en diferentes grados según cada persona, una racionalidad y capacidad de pensar por nosotros mismos.

Todo ello es suficiente para conseguir mejorar nuestra cosmovisión, actitudes y actos. Pero para ello es necesario transmitir estos mensajes reformadores, hacer pedagogía, compartir, concienciar. Los cambios sociales que han tenido lugar en el pasado empezaron por unas ideas, que se fueron difundiendo de unas personas a otras, hasta que hubo una masa crítica convencida suficientemente grande para que tuviese lugar el cambio.

Leer más en Compartamos y convenzamos para que no dañen…

  1. LA EDUCACIÓN EN VALORES

Dado que nacemos con una parte abusiva, para contrarrestrarla efectivamente es necesario educar a los niños y adolescentes en la ética de la bondad, desde la cuna hasta la edad adulta, año tras año. Es necesario transmitirles de forma INTENSA los valores del respeto, justicia, honestidad, tolerancia, diversidad, libertad, generación honrada de riqueza, etc.

Leer más en ¡NO DAÑEMOS!: Eduquemos a los niños en la ética de la bondad…

  1. SOCIEDAD ORIENTADA A LA FELICIDAD

Un paso más ambicioso es construir una sociedad orientada a la felicidad y llevar a cabo la investigación e inversiones necesarias para reducir todo tipo de sufrimientos a la mínima expresión… leer más.

¡SEAMOS OPTIMISTAS! Porque si han sido posibles grandes avances en el pasado también lo serán en el futuro.

Alguno puede estar en desacuerdo, a lo que replico lo que una vez dijo Ronald Reagan:

“Las ideas suelen tener tres etapas de reacción: Primero, «Es una locura y no me hagas perder el tiempo». Segundo, «Es posible, pero no vale la pena hacerlo». Y finalmente, «Siempre lo he dicho. Fue una buena idea”.

Gracias por compartir si crees que conseguir un ser humano y una sociedad reformados darán lugar a un mundo mucho más feliz y mejor en todos los sentidos.

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor.

 

Lee: Dodecálogo de la Bondad

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?