¡NO DAÑEMOS!: DISFRUTEMOS DEL EGOISMO POSITIVO Y EVITEMOS EL NEGATIVO

Conviene distinguir entre el egoísmo positivo o saludable y el negativo. Con el primero buscamos cosas buenas para nosotros mismos y nuestros seres queridos o grupos a los que pertenecemos (que son una extensión de nosotros mismos), pero sin hacer daño a nadie ni quitar lo que se conseguido de manera honrada. 

El egoísmo tóxico, en cambio, consiste en conseguir cosas que deseamos a costa de los demás, es decir, causándoles sufrimientos y perjuicios.

Por tanto, la base para construir un mundo mejor en que no nos pisoteemos los unos a los otros es ejercer el egoísmo inocuo pero al mismo tiempo evitar a toda costa el dañino. Y ello no sólo con nuestro círculo cercano de familiares, amigos, conocidos o gente de nuestro entorno, sino con todos los seres sintientes, incluyendo otras etnias, razas y especies. 

Como todos o casi todos tenemos un rinconcito en nuestro cerebro (concretamente el córtex prefrontal dorsolateral)  en el que está nuestro sentido innato de la justicia, desarrollado en mayor o menor medida (salvo tal vez los psicópatas), sabes que lo que te acabo de decir es correcto.

A pesar de ello, no es fácil canalizar constructivamente esa tendencia egocéntrica que todos tenemos, ya que está muy arraigada en nosotros de forma natural. Sobre todo es complicado cuando va acompañada con ese otro rasgo tan humano que es el de la falsedad. Consiste en ponernos máscaras para aparentar lo que no somos, dándonos a nosotros mismos y a los demás una imagen embellecida y retocada con Photoshop. 

Cuando somos egoistillas+hipocritillas nos beneficiamos a expensas de perjudicar a otros pero simultáneamente haciendo algo (como puede ser la clásica “obrita de caridad”) o diciendo algo (como el típico discurso solidario y humanitario) para dar la imagen tanto hacia nosotros mismos como hacia los demás de que en realidad somos altruistas.

No seamos tan humanos en esto. Aunque todos llevamos ese tipo de mezquindad en nuestros genes, no seamos tan nosotros mismos en ello. Seamos fieles a nosotros en todo lo que sea inocuo, y especialmente seamos leales a nuestro innato sentido de la justicia, pero no en lo abusivo. Seamos auténticos, genuinamente nosotros, en nuestro lado noble, pero no en el ruin.

Sustituyamos nuestro egoísmo negativo congénito por una orientación a la felicidad y derechos para todos, incluyendo cualquier tipo de seres sensibles. Pasemos del «Yo y los demás» o del “Nosotros y los Otros” al “Todos nosotros” y del “A mí y a los míos nos viene bien así y los demás que se jodan” al “Seamos considerados con todos”.

Si crees que difundir este mensaje sirve para crear un mundo mejor en que vivir, con menos abusos y malestar, por favor compártelo en todas tus redes sociales y con todos o la mayoría de tus contactos.

Muchas gracias,

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor.

Lee:  Seamos buenas personas. 

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?