¡AMEMOS LA VERDAD!: QUITEMOS LA MÁSCARA A LA SANTURRONERÍA TÓXICA

Con frecuencia el daño a inocentes se viste de santidad, envolviéndose en un halo fake de ética, bondad y positividad. Porque la maldad no suele tener la típica apariencia de las brujas y ogros malvados de los cuentos infantiles, sino que se suele enmascarar en caritas buenas. Y tampoco se suele expresar con gritos ni con las risas perversas de la madrastra de la Blancanieves, sino a menudo con un modo de hablar suave, sin que ninguna palabra suene más alta que la otra, irradiando moderación. Incluso bastantes veces con sonrisas y un trato agradable. Frecuentemente cuanto más malvada es una persona más simpática resulta, siendo los más psicópatas unos maestros en el arte de mostrarse encantadores.

Y todo ello acompañado con un discurso que rebosa buenas intenciones y es bien queda, en línea que lo que sea política, social y religiosamente correcto en cada lugar y época concretos. Si se trata de una sociedad que valora la solidaridad, la santurronería nos llevará a predicarla y a hacer alguna pequeña obra de caridad edulcoradora. Leer más en…

¡REPAREMOS LOS DAÑOS!: Las obritas de caridad no limpian los daños causados

Y a nuestros abusos o los cometidos con los grupos con los que nos identificamos (extensiones de nosotros mismos) les daremos la vuelta para maquillarlos con narrativas justificadoras. Leer más en…

¡NO DAÑEMOS!: Desmontemos las narrativas justificadoras de la crueldad

¡NO DAÑEMOS!: Deshagamos los relatos justificadores del robo

Y cuando alguien alce la voz contra esos atropellos, el santito dará la vuelta a la tortilla, oponiéndose a quien lucha contra una injusticia con un discurso manipulador según el cual el problema no es el abuso sino el que lo denuncia.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Denunciemos las injusticias  

Ese modus operandi se puede dividir en dos categorías diferentes:

1.- El partidista, consistente en aplicar dobles varas de medir, ya que el interesado hace lo anterior frente a los abusos de los que es partícipe directo o indirecto a través de los grupos con los que se identifica. Es decir, que es autor o cómplice de esos atropellos. En cambio, no procede de la misma manera con los cometidos por grupos rivales. Un ejemplo son los cristianos que se oponen a denuncias de injusticias propias de su religión, pero no con las del islam, a las que ellos también se suman de buen grado.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Seamos imparciales y no apliquemos dobles varas de medir

2.- El buenismo generalizado, adoptando esa actitud cómplice frente a todo tipo de abusos en general o buena parte de ellos.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: No seamos buenistas, sino buenos

Leer ¡NO DAÑEMOS!: No seamos cómplices ni coadyuvantes con la injusticia

En ambos casos, dos argumentos típicos santurrones frente a la denuncia de las injusticias son, por un lado, el perdón y el amor y, por otro, que no hay estar en contra de nada.

 

PERDÓN Y AMOR

Algunos dicen que la actitud de denuncia de abusos es contraria al perdón, al amor o que incluso puede promover el odio. Pero las agresiones a inocentes no se resuelven con el perdón, sin más. Más bien es necesario que el victimizador se arrepienta sinceramente, enmiende, repare los daños causados y se disculpe. Es en ese momento en que de forma natural suele llegar el perdón de la víctima. El mismo es el fruto que produce el árbol una vez se ha arado, abonado y regado la tierra.

En cuanto al amor, es bueno en general, pero no tiene por qué ser incondicional con los agresores. Es más, en caso de abuso, especialmente si es cruel, el afecto ante todo ha de ser hacia las víctimas inocentes, orientado a proteger a éstas frente al victimizador.

El cariño suele surgir de forma natural por roce con otros seres sintientes, siempre y cuando unos no dañen a otros. Por tanto, para que haya amor, el camino es evitar los atropellos en vez de fingir que amamos a los demás a pesar de que nos pisoteen. Vayamos al oasis real por la senda correcta en vez de ir detrás de un espejismo que nunca se hace realidad porque es una mera ilusión mental.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: No digamos a los demás cómo tienen que sentirse

Por lo que se refiere al odio, cuando se denuncia un abuso, y especialmente cuando se trata de uno sangrantemente cruel y causante de sufrimientos a personas u otros seres inocentes, es posible que ello cause rechazo, antipatía o a veces incluso odio hacia el agresor. También lo puede provocar hacia cualquier elemento causante de dicha maldad, como ideas, libros, ideologías, movimientos etc.

Pero no por ello hemos de callarnos y dejar de denunciar las injusticias. Porque para combatirlas el primer paso es sacarlas a la superficie, tanto a ellas como a sus causas, desaprobarlas y tener una actitud crítica frente a las mismas. Puede ser una medicina amarga, pero necesaria para la sanación.

 

NO ESTAR EN CONTRA DE LA INJUSTICIA, SINO A FAVOR DE LA JUSTICIA

Hay quien dice que en vez de luchar contra la injusticia hay que hacerlo por la justicia. Que no hay que posicionarse en contra la villanía, sino a favor de la bondad. Afirman que no hay que ser anti nada ni estar en contra de nada, sino a favor de las cosas buenas, porque hay que ser siempre positivo y nunca negativo. Y si se ataca una canallada, les puede sonar mal. Sobre todo les chirría si la misma procede de un grupo, ideología o religión con la que se identifican.

Pero entonces, si alguien secuestra a una pobre niña para violarla repetidamente y agredirla, ¿no hay que estar en contra de eso y del violador? ¿Tampoco hay que posicionarse en contra del nazismo ni del Holocausto?

¡UNA PERSONA ÍNTEGRA ESTÁ AL MISMO TIEMPO EN CONTRA DE CUALQUIER ATROPELLO Y A FAVOR DE LA JUSTICIA! Porque ambas son las dos caras de la misma moneda.

En cambio, la actitud buenista y comprensiva con la maldad es cómplice de la misma. Por tanto, hablemos claro  y abordemos los agravios tanto en positivo como en negativo, posicionándonos tanto contra ellos como a favor de la cultura del respeto.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: No seamos positivos con la injusticia

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Hablemos alto y claro frente a la injusticia

No vayamos de lobos con piel de cordero. En vez de ello seamos palomas con los inocentes y leones con los victimizadores. Los seres humanos a partir de una edad, a diferencia de otras especies, tenemos tendencia a ponernos máscaras, a ser falsos como mecanismo de protección para poder encajar socialmente y para poder ser egoístas sin que se note. Pero podemos revertir esa tendencia hipocritilla tan humana, quitándonos el burka detrás del que no escondemos para poder ser más nosotros mismos, más auténticos.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Disfrutemos del egoísmo positivo y evitemos el negativo

En vez de una actitud buenista y santurrona hacia el abuso, mejor desaprobémoslo, sin paliativos si es grave, y dejemos de aplicar diferentes varas de medir.

Gracias por compartir para conseguir un mundo mejor, más sano y con menos injusticias.

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor

 

Lee: ¡NO DAÑEMOS!: No hagamos daño a los demás

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?