No seamos cómplices ni coadyuvantes a la injusticia

No apoyemos los abusos ni los justifiquemos. No seamos buenistas, no los neguemos o minimicemos ni nos mostremos indiferentes.

Para que exista la victimización, tiene que haber un elemento clave: el VICTIMIZADOR, el autor que comete los actos abusivos.

Pero a menudo existe otra pieza importante: LOS CÓMPLICES necesarios que le ayudan de diferentes modos, lo apoyan moralmente o justifican sus fechorías.

Y la responsabilidad no termina aquí, ya que también están los COADYUVANTES en diferentes grados, que son quienes contribuyen a los atropellos sin participar directamente en ellos: desde los buenistas demasiado comprensivos con el agresor, pasando por los que niegan las maldades o las banalizan quitando leña al fuego hasta los que miran hacia otro lado con desinterés. 

En cambio, no tienen culpabilidad alguna los que se oponen a la injusticia, que de menor a mayor grado de implicación son los siguientes:

  • Los que se oponen a ella internamente, pero callan por miedo a represalias, como puede suceder en dictaduras.
  • Los que se oponen explícitamente, criticándola abiertamentedenunciándola, condenándola o compartiéndola con otras personas para que se posicionen en contra.
  • Los que hacen algo para terminar con esos agravios.
  • Los que lo llevan a cabo de forma más activista en diferentes grados.
  • Los que consagran su vida a ello.
  • Los mártires que son torturados, apresados o asesinados por luchar contra esos ultrajes.

Si te fijas en diferentes maldades veremos normalmente la mayor parte de ese abanico de personas para cada tipo de crueldad. Por ejemplo, en el acoso escolar dicen que de promedio de cada 30 alumnos que hay en una clase 2 son los bravucones autores del bullying, 3 cómplices, 20 coadyuvantes y 5 se oponen en diferentes grados.

Acerquémonos un poco más a ciertas formas de complicidad y coadyuvancia para entenderlas mejor:

JUSTIFICACIÓN DE LA MALDAD

Se basa en relatos justificadores del abuso, como, por ejemplo:

  • Violencia de género: algo habrá hecho para merecerla, son cosas de pareja, hay que aguantar y no provocar a la pareja porque es la voluntad de Dios
  • Bullying: son cosas de niños, así se hacen fuertes y se preparan para la vida.
  • Explotación y maltrato animal: para eso están los animales, para que los usemos.

Y hay narrativas mucho más sorprendentes y sangrantes leer más.

NEGACIONISMO Y REDUCCIONISMO

El primero significa negar ciertos atropellos a pesar de que sí han tenido lugar y lo segundo en relativizarlos y minimizarlos. Leer más … 

INDIFERENCIA FRENTE A LA MALDAD

Consiste en tener internamente pensamientos como que:

  • Los daños causados a inocentes no son importantes para mí porque ni yo ni mis seres queridos somos las víctimas, por lo que me dan igual.

  • No me molestes con mensajes que no convienen a mis intereses egoístas o los de mis seres queridos. No van conmigo.

BUENISMO

Se trata de mostrarse comprensivo, indulgente y protector con los victimizadores, casi tanto o incluso más que con la propia víctima. Leer más sobre el buenismo… 

¡No seamos defensores de la maldad ni justificadores, buenistas, negacionistas, reduccionistas o indiferentes!

Porque todo ello es el caldo de cultivo perfecto para que se perpetúen los abusos. Es en el  momento en que hay una clara oposición y tolerancia cero hacia ellos es cuando se van creando los mecanismos legales (como leyes y sanciones) y sociales (como la presión social, desaprobación y rechazo) para evitarlos y va desapareciendo la impunidad.

No dejemos que abusar salga gratis.

Y terminaré con el punto 10 de nuestro Dodecálogo de la Bondad:

“10. Harás algo para evitar que los demás causen daños no justificados, desaprobándolos, oponiéndote a ellos y sobre todo haciendo pedagogía para evitarlos. Si puedes, tomarás medidas para pararlos y para que se compense con justicia a la víctima.”

Gracias por compartir si crees que estas ideas contribuyen a un mundo más justo y feliz.

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor.

Leer más: sobre la complicidad y la coadyuvancia en “Las Técnicas del Bienestar Personal”.

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.