¡EVITEMOS DAÑOS!: COMPARTAMOS Y CONVENZAMOS PARA QUE NO DAÑEN

 

Vivimos en un mundo con muchos abusos y sufrimientos causados, incluyendo atrocidades a gran escala. Pero todo eso lo podemos cambiar si queremos. ¿Cómo? Convenciendo a los demás de que no dañen.

Tiempo atrás unos pocos consiguieron erradicar grandes injusticias como la esclavitud, el Antiguo Régimen o el sometimiento de la mujer a los hombres gracias a transmitir sus ideas a otros, algunos de los cuales también lo hicieron y fueron creando una cadena que al final se hizo mayoritaria. Como una hilera de piezas de dominó, una tras otra fueron cayendo rendidas ante la justicia.

Si eso fue posible en el pasado, en que no existían las redes sociales, smartphones, Internet y en que incluso la mayor parte de la gente no sabía ni siquiera leer ni escribir, mucho más fácil es en el presente, en que gracias a esas tecnologías podemos hacer llegar mensajes de forma muy rápida a bastantes personas.

Tal vez te preguntes: ¿y por qué iba yo a compartir esos mensajes?

Y yo te hago las siguientes preguntas: leerlas en… 

¡EVITEMOS DAÑOS!: Demos sentido a nuestra vida haciendo algo por un mundo mejor

Para conseguir ese mundo más feliz en que unos no pisoteemos a los otros nos encontramos con una gran barrera, más grande incluso que la Gran Muralla China, y es la siguiente: somos 8000 millones habitantes en el planeta. ¿Y cómo vamos a poder convencerlos a todos ellos? De entrada, puede parecer una misión imposible con nuestros imitados medios, como intentar derribar esa Muralla China con un simple martillo.

Pero si pensamos un poco más nos damos cuenta de que tenemos 2 buenos motivos para el optimismo.

 

 

 

LAS MATEMÁTICAS

El primero es que las matemáticas no engañan: si comparto mis mensajes en todas mis redes sociales y con todos (o la mayor parte de) mis contactos, sólo con que convenza a un pequeño porcentaje de ellos de que hagan lo mismo con sus contactos y que éstos también lo hagan y así sucesivamente, al final estos mensajes llegarán a la mayor parte de la población mundial.

Todo ello siempre y cuando los traduzca a suficientes idiomas como para que todo el mundo los pueda entender y para cada idioma se consiga una primera persona que empiece a difundir los mensajes, ya que el 86% de la población mundial tiene teléfono móvil y ese porcentaje muy probablemente aumentará.

 

 

 

EL SENTIDO CONGÉNITO DE LA ÉTICA

El segundo motivo para optimismo es que tenemos un sentido innato de la justicia, en algunas personas mucho más desarrollado que en otras. No tengo datos científicos, pero intuitivamente creo que de promedio tenemos aproximadamente un 40% de benignidad y un 60% de egoísmo poco escrupuloso. Ese porcentaje no parece muy alentador para conseguir que ayudéis a compartir estos mensajes con el fin de que lleguen a todos los rincones, ya que la botella parece un poco más vacía que llena. Pero la buena (y mala) noticia es que ese porcentaje varía mucho entre personas en función de su genética y educación, pudiendo llegar incluso a un 90-95% de bondad/justicia y un 5-10% de maldad/innobleza.

Por tanto …

…si tengo varios centenares de contactos en mi Whatsapp y en Facebook y les pido que compartan los mensajes de no hacer daño a los demás, es probable que varios de ellos lo hagan, sobre todo los que tienen los niveles más altos de ética. Y de los contactos de éstos es también bastante posible que varios hagan lo mismo y así sucesivamente, lo que permite una cadena que al final llegue a casi todas partes.

Es más, con el tiempo el porcentaje de contactos que comparten con bastante probabilidad aumentará, ya que, si bien en un inicio no habían reflexionado mucho sobre esto, al hacerlo su sentido innato del bien y el mal les impulsa a hacerlo.

LA LUCHA POR UN MUNDO MÁS JUSTO

La batalla por un mundo más justo y feliz en que vivir es una lucha, pacífica y respetando los derechos de los demás, pero es una lucha a fin de cuentas, en que para conseguir los mejores resultados posibles hay que utilizar todos los medios lícitos que tengamos a nuestro alcance. De lo contrario probablemente fracasaría, lo que sería perjudicial para el conjunto de la humanidad y de los seres sintientes.

Por tanto, es necesario transmitir los mensajes en principales redes sociales y al máximo de contactos y grupos de Whatsapp, así como mediante boca a oreja con personas de nuestro entorno.

Para ello nos encontramos 2 barreras importantes:

1. ME DA PEREZA DEDICAR UN POQUITO DE MI TIEMPO Y ENERGÍAS A HACERLO.

Pero quien algo quiere, algo le cuesta. Y compensa con creces porque al final tendremos la gran satisfacción de haber aportado nuestro granito de arena por un mundo mejor. En vez de quedarnos de brazos cruzados, seamos proactivos. En vez de ser unos  meros espectadores que se limitan a contemplar pasivamente lo que los demás hacen, como quien ve la televisión, seamos actores, protagonistas de la historia.

Porque esta causa merece la pena. Ya que no es otra que la guerra cultural entre el bien y el mal, entre los que se empeñan en mantener abusos y daños a inocentes y los que los combaten. Y, en medio, los mirones, que en realidad son coadyuvantes del estatus quo actual injusto. ¡No esperes y pásate ya al bando de los “buenos”.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: No seamos cómplices ni coadyuvantes de la injusticia

2. ¿QUÉ DIRÁN LOS QUE RECIBAN ESTOS MENSAJES?

¿Les interesarán? ¿Les gustarán a todos? ¿Puede pensar alguno que le estoy enviando spam? ¿O incluso algún mensaje puede molestar a alguien? No tengamos tantos remilgos, por 2 motivos. El primero es que los que reaccionan mal son una pequeñísima minoría (un 2% aproximadamente), a los que se puede quitar de la lista de difusión.

Y el segundo, y más importante, es que si en un platillo de la balanza colocamos los grandes sufrimientos de BILLONES con B de seres sintientes que estamos trabajando en eliminar y en el otro platillo la molestia que excepcionalmente pueda experimentar alguna persona a la que no le guste algún mensaje, ¿hacia dónde se decanta claramente la balanza?  

Leer ¡EVITEMOS DAÑOS!: No nos preocupemos por molestar con nuestros mensajes

Por tanto, compartamos este tipo de mensajes, ya sean del Instituto del Bienestar, de otras fuentes o incluso los tuyos propios. Puedes usar tus propias palabras para convencer a los demás de no hacer daño.

Hagámoslo en todas nuestras redes sociales: Facebook, Instagram, Tiktok, X (Twitter), etc. Y a todos o la gran parte de nuestros contactos de Whatsapp. Para ello podemos hacer una lista de difusión, yendo en el menú a Nueva Difusión y seleccionando los contactos a introducir en esa lista. Una vez esté hecha la lista, será tan fácil como copia un mensaje y pegarlo en la misma. Para ello hay que seleccionar el mensaje y en el Menú marcar Copiar. Y a continuación vas a la lista, tocas con tu dedo en el mensaje y pulsas Copiar.

Aquí  encontrarás todos los mensajes escritos de la Iniciativa ¡NO DAÑES!. Más adelante publicaremos también videos para Youtube, Instagram y Tiktok y mensajes cortos para X.

¡SEAMOS MÁS AMBICIOSOS!:

1. Animemos también a los que responden positivamente a los mensajes a que compartan.

2. Intentemos convencer a la gente de nuestro entorno para que no hagan daño a nadie, ni directa ni indirectamente. Concienciemos sobre las injusticias y hagamos pedagogía de la bondad, el respeto y la empatía con los argumentos que consideremos más oportunos.   

Gracias por hacerlo,

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor

 

Lee: ¡NO DAÑEMOS!: No hagamos daño a los demás

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?