¡NO DAÑEMOS!: DESMONTEMOS LAS NARRATIVAS JUSTIFICADORAS DE LA CRUELDAD

 

Algo que contribuye mucho a los atropellos son las narrativas que los justifican, creadas muy a medida de nuestros intereses egoístas para excusar nuestra explotación y maldad, como cuando en la zapatería elegimos el calzado con la talla perfecta para nuestros pies.

Por ejemplo, los antiguos romanos consideraban a todas las demás etnias (salvo los griegos) unos bárbaros que se caracterizaban porque su cabeza se dejaba llevar por su cuerpo irracional en vez del cuerpo obedecer a la cabeza, como supuestamente sucedía con los romanos y griegos. Por tanto, tenían derecho a conquistarlos y esclavizarlos. Como esclavos podían hacer con ellos lo que quisiesen, como si fuesen meras cosas, incluso torturarlos y matarlos.

De los germanos incluso decían que eran unos animales salvajes que caminaban a 2 patas y que sólo se parecían a los humanos en la voz que emitían. Los descendientes de los germanos y otros europeos hemos venido siendo igual de manipuladores, ya que para justificar nuestra esclavización de los africanos hemos esgrimido argumentos tan absurdos como los siguientes:

  • Los esclavos negros son felices en las plantaciones. ¡Oh! ¡Qué conmovedor! Los secuestraste en África, separaste familias, los llevaste hacinados en barcos negreros en que bastantes no sobrevivieron debido a las condiciones deplorables para darles felicidad.

¡Gracias por tu altruismo! Pero si fuese así, ¿cómo explicas las rebeliones, como la de Haití, en que se jugaban una represión atroz contra ellos? ¿De verdad que te roben tu libertad, dignidad, te azoten y maltraten te hace feliz?  ¿Quieres que te dé a ti toda esa felicidad?

  • Los africanos no se pueden valer por sí mismos, porque son como niños. De nuevo, gracias por esa solidaridad con ellos que te permite un estilo de vida aristocrático, aunque, si es así, ¿cómo es que han sobrevivido durante miles de años en África?
  • Son inferiores porque no son humanos. Y entonces, ¿cómo es que los esclavistas tenéis sexo con las negras? ¿Y que vuestras mujeres las utilizan para amamantar a sus hijos?
  • Es la voluntad de Dios, porque la Biblia dice que los descendientes de Cam (los negros) estarán al servicio de Sem (los semitas) y Jafet (los europeos). ¡Ah! Todo lo hacías para que se cumpliese la voluntad del Señor. ¡Qué santo! Te canonizaría y me arrodillaría ante ti si no fuese porque ¿qué pruebas hay de que ese versículo proceda de Dios o incluso de que éste exista?
  • La economía no será viable si se abole la esclavitud. ¡Claro que lo es! Lo que sucede es que ya no podrás vivir como un aristócrata.

Y lo mismo sucedió con las narrativas para justificar el imperialismo: es una noble causa porque es para evangelizar, cumplir una misión civilizadora o, como afirmaba la reina Victoria de Gran Bretaña, aplicar un buen gobierno. Pero detrás de tan noble apariencia de generosidad desinteresada y benignidad hacia los colonizados se escondía un expolio y explotación a gran escala, trabajos forzados y un gran nivel de opresión y represión acompañado de guerras, genocidios, torturas y otras atrocidades. ¡Vaya hipocresía!

Y también lo hicieron los nazis, pues Hitler aseguraba que hacía un bien a Europa exterminando a los judíos y que algún día se lo agradecerían. Y lo mismo el Doctor Mengele, el cual afirmaba que hacía un bien a sus congéneres con sus dolorosos experimentos con judíos. ¡Gracias mil por pensar en nosotros! ¡Qué buenos que sois!

A veces el relato justificador va disfrazado de pseudociencia, como hicieron Gobinau, los darwinistas sociales y los eugenicistas del siglo XIX, que fueron padres filosóficos, junto con los nacionalistas esencialistas románticos de ese siglo, del racismo nazi que tanto sufrimiento ha causado. 

Hoy en día se aplican relatos justificadores de la crueldad, de muy bajo nivel intelectual y científico, sobre todo para la explotación y maltrato de animales, como:

  • Los animales son inferiores, porque son menos inteligentes. Pero la ciencia ha demostrado que especies como vacas y cerdos tienen una inteligencia equivalente a la de niños de 4 años.

Por tanto, ¿quiere eso decir que podemos encerrar a niños en jaulas de granjas industriales para explotar sus  partes del cuerpo? Y para ser coherente con esta narrativa, ¿tiene un supedotado derecho a usar y abusar de alguien con un nivel medio de inteligencia? ¿Y éste de alguien con síndrome de Down?

  • Dios creó a los animales para para nuestro uso y disfrute, tal como predica el libro del Génesis. Pero ese libro carece de todo valor científico. De manera objetiva, ningún animal (humano o no) nace para servir a nadie, sino que simplemente nace, estando orientado biológicamente a su supervivencia y a la de sus genes. Punto.

Viene al mundo con un ADN que le impulsa a satisfacer ante todo sus necesidades y deseos y los de sus seres queridos y su grupo. Ninguna ley genética, biológica, física, química ni de ningún tipo dice que nadie esté destinado al uso y abuso por parte de ser humano.

  • Nos pertenecen. Pero, ¿qué ley del Universo lo dice aparte de la ley de nuestro egoísmo?
  • Como desde que nacieron los animales de granjas industriales vivieron en jaulas, están acostumbrados a ello y por tanto están bien. ¿Eso quiere decir que podemos hacer eso mismo con nuestros hijos cuando nacen? Los encerramos en jaulas y les damos pienso y agua 1 vez al día y así nos ahorramos mucho dinero, tiempo y energía. Y estarán la mar de bien toda su vida, ¿verdad?
  • No sienten. Pero entonces, ¿por qué gritan si les haces daño? La ciencia ha demostrado que sienten dolor (y que la intensidad del mismo es similar entre los diferentes tipos de mamíferos, incluyéndonos a nosotros) y las mismas emociones que los humanos.
  • Una justificación específica para las fiestas barbáricas con animales es que es tradición. Pero entonces, ¿se debería haber mantenido la tradición de los romanos echar a los cristianos a los leones?, ¿o la de la Santa Inquisición de quemar herejes?
  • Y la más enternecedora de todas, típica para la cruel experimentación médica con animales, casi siempre sin anestesia para no alterar el resultado: está justificado porque es para salvar a mis seres queridos. ¡Oh! Se me caen las lágrimas al presenciar tanto amor y orientación hacia los demás. 

Entonces, ello quiere decir que cuando tú necesites un tratamiento médico para tu resultado de experimentación con animales lo rechazarás, ¿verdad? Porque sólo lo quieres para tus seres queridos, pero no para ti, ¿cierto?

Y, por otro lado, si tu generosidad para con tus seres queridos justifica abusos, incluso grandes como los cometidos con animales de experimentación, ¿ello quiere decir que podemos robar un coche o una joya valiosa para dárselos a nuestros seres queridos y complacerlos? Porque tanta bondad abnegada hacia nuestros seres queridos hay que demostrarla en todo.

O si nuestro hijo está frustrado porque le gusta una chica y ésta no le corresponde, ¿la podemos secuestrar para que la viole? O si un maestro suspende a nuestra hija, ¿podemos darle una paliza al primero o amenazarlo para que cambie la nota porque es por el bien de tu nuestro querido hijo? ¿Es que el bien de nuestros seres amados todo lo justifica?

En realidad, son excusas fáciles y absurdas, que la gente se saca de su manga en pocos segundos, sin pensar y mucho menos averiguar si son ciertas. Y cuando hablo de verificarlas no me requiero a hacer una tesis doctoral, sino tan sólo a dedicar 5 minutos para buscar en Google si, por ejemplo, los animales sienten o no sienten.

Si no se dedican esos 5 minutos de reloj es por desidia, tradicionalismo, seguir al rebaño, dogmatismo irracional, adoctrinamiento, religiosidad dañina  y sobre todo interés egoísta: ya me va bien el status quo actual, por lo que no me conviene profundizar lo más mínimo en si correcto o injusto.

Leer «¡NO DAÑEMOS!: Seamos conservadores con lo bueno y progresistas con lo dañino»

Leer «¡NO DAÑEMOS!: No sigamos al rebaño para dañar»

Leer «¡NO DAÑEMOS!: Seamos racionales y evitemos el dogmatismo»

Leer «¡NO DAÑEMOS!: Pensemos por nosotros mismos y digamos no al adoctrinamiento tóxico»

Pero el lado positivo de la autojustificación tonta, por mediocre que sea, es que tendemos a hacerla porque una parte de nuestro cerebro sabe que hacer daño a inocentes está mal. Porque si estuviese bien, ¿qué necesidad hay de justificar nada?

Como esa zona de nuestra mente sabe que es inmoral, tanto tiene que dar algún tipo de fundamento a los abusos cometidos, aunque sea con argumentos sin ninguna solidez. Aunque sea construyendo un mero castillo de naipes que cae con un simple soplo.

Concretamente, ese área del cerebro es el córtex prefrontal dorsolateral, en el que los científicos sitúan nuestro sentido innato de la justicia, el mismo que ha llevado a millones de personas a enmendar abusos e incluso a luchar contra ellos.

Y por ello tengo la esperanza de que estos mensajes vayan activando esa zona del cerebro y al ir calando se vayan traduciendo en comportamientos más éticos. Como el botón del mando que al apretarlo activa el aire acondicionado para conseguir un ambiente más agradable.

¿Quieres hacer tú lo mismo con las personas de tu entorno para conseguir un mundo mejor? 

Gracias por difundir,

 Xavier Paya 

¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor.

 

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?