¡EVITEMOS DAÑOS!: TAMBIÉN LA INMIGRACIÓN QUE VIENE A CAUSAR DAÑOS SOCIALES

Si no queremos males innecesarios, conviene abrir las puertas a la inmigración benigna, pero cerrarla a la que viene a causar daños, que pueden ser económicos y sociales.

Leer ¡EVITEMOS DAÑOS!: Abrámonos a la inmigración inocua y cerrémonos a la dañina

Leer ¡EVITEMOS DAÑOS! También la inmigración que viene a causar daños económicos

Porque si no lo hacemos puede haber un aumento, incluso grande, en delincuencia e inseguridad ciudadana, como ha sucedido en Suecia, incluyendo robos, asesinatos, ataques violentos y violaciones en grupo. Para impedirlo conviene hacer un buen filtrado, cuyo rigor en buena lógica variará según los colectivos de inmigrantes. Por ejemplo, estadísticamente los inmigrantes de países de extremo oriente como Corea del Sur, China o Japón, o sur de Asia, como India, suelen presentar los menores niveles delincuencia, por debajo incluso que los occidentales blancos. En cambio, el nivel promedio de criminalidad de los procedentes de ciertos lugares de Oriente Medio, como Siria, Irak, Kuwait, Palestina, Líbano o Afganistán, Norte de África, como Marruecos, Túnez, Argelia o Egipto y África subsahariana, como Uganda, Somalia, Etiopia o Kenia, suele estar entre los más altos.

Conviene aclarar que en todos esos colectivos hay todo tipo de individuos, que en una escala del 0 al 10 oscilan entre los mayores niveles de bondad y respeto hasta la máxima maldad e incivismo. Los porcentajes estadísticos medios varían entre chinos e iraquís, pero al mismo tiempo hay iraquís extremadamente honrados, muchos más que ciertos criminales chinos.  

Por otro lado, una política de acogida indiscriminada puede llevar a que vayamos marcha atrás en derechos y libertades, como acontece en algún municipio de Michigan, en que la mayoría musulmana conservadora impone al resto un retroceso en aquéllos, a través de sus políticos que han tomado el poder. Es preocupante que en algunos países occidentales se creen partidos islámicos que quieren imponer la sharía a toda la sociedad. A diferencia de los musulmanes liberales y modernos, el Islam tradicionalista, especialmente el fundamentalista, es incompatible valores occidentales de libertad y tolerancia.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Reformemos la parte dañina del Islam

Link a ¡NO DAÑEMOS!: Respetemos la libertad de los demás

Link a ¡NO DAÑEMOS!: Seamos tolerantes

Y aún es menos admisible que existan violaciones en grupo porque los agresores han sido educados en sus lugares de origen con una mentalidad ultramachista y retrógrada que considera a las mujeres como meros objetos. O que haya barrios donde hay una policía religiosa y se acosa a mujeres que no van vestidas según las pautas islámicas conservadoras. Y donde musulmanes fundamentalistas agreden a gais por ir cogidos de la mano, a judíos por llevar la kippa, etc.

Y para colmo la policía y autoridades aconsejan a las víctimas que sean discretas para no ser atacadas. Todo eso es un parche y no la solución, la cual consiste es acabar con los anterior de raíz, si es necesario expulsando a los opresores de las libertades propias de la civilización occidental y cerrando mezquitas y escuelas coránicas integristas y sitios web yihaditas. Muerto el perro, muerta la rabia. Porque toda sociedad tiene derecho a su legítima defensa y todo gobierno tiene la obligación de proteger a sus ciudadanos frente a los abusadores.

Ese empeoramiento social tiene lugar cuando no hay una política migratoria sensata y coherente con los valores democráticos, liberales y de respeto de los derechos humanos. Y, de nuevo, no es tema de color de la piel, nacionalidad, etnia o confesión, sino de modus operandi y pensandi, dañino versus respetuoso.

La inmigración benigna y considerada con los demás aporta cosmopolitismo y riqueza, siendo cuanto más variada más enriquecedora, mientras que la opuesta trae un multiculturalismo caracterizado por el deterioro, con sociedades paralelas atrasadas, encerradas en sí mismas y tercermundistas, algunas incluso medievales. Ha costado mucho sacrificio para conseguir una sociedad más justa y con mayor bienestar. De hecho, algunos han dado su vida o han sido encarcelados y torturados por su lucha por un mundo mejor. No retrocedamos ni un solo paso, sino sigamos avanzando siempre.

¡NO DEJEMOS ENTRAR AL CABALLO DE TROYA!

Para que una sociedad pueda funcionar bien necesita un buen sistema inmunológico que neutralice las amenazas para la misma, del mismo modo que sucede en un organismo vivo con sus anticuerpos que lo protegen de virus y bacterias. Por ello, el buenismo naif y bien pensado que cree que todo el mundo es bueno y que por tanto hay que abrir las puertas de par en par a todos es una enfermedad autoinmune que va destruyendo dicho sistema inmunológico.

Marchemos siempre hacia adelante y nunca hacia atrás. Y sobre todo, JUSTICIA SIEMPRE, entendida como no hacer daño a los demás que no sean el legítima defensa.

Gracias por compartir para que los demás también puedan ver las orejas del lobo y cerrarle la puerta antes de que pueda entrar en nuestra casa y se nos acabe comiendo.

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor

 

Lee: ¡NO DAÑEMOS!: No hagamos daño a los demás

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?