¡EVITEMOS DAÑOS!: LUCHEMOS POR LOS DERECHOS HUMANOS

Entre los sufrimientos más grandes que se pueden infligir están las violaciones de derechos humanos.

Y ahora una buena y una mala noticia. La buena es que hemos avanzado mucho en este tema y que en las democracias liberales son más bien poco frecuentes este tipo de atropellos, ya que afortunadamente existen mecanismos legales, judiciales, policiales y sociales para evitarlos.

La mala noticia es que en las dictaduras o en las democracias iliberales o de baja calidad la situación es diferente o incluso muy diferente. Algunos ejemplos son Corea del Norte, China, Birmania, la Federación Rusa, Bielorrusia, la mayor parte de países musulmanes y buena parte de los países subsaharianos.

En esos lugares se cometen atropellos como encerrar a inocentes en cárceles o campos de concentración, a veces en condiciones muy duras, palizas, torturas y otro tipo de agresiones, violaciones o asesinatos. Todo ello es desagradable, pero conviene abrir los ojos a la realidad

Pero tenemos motivos para ser optimistas, ya que desde la Ilustración en el siglo XVIII y especialmente desde que se promulgó la Declaración de Independencia de Estados Unidos y unos pocos años más tarde de forma más desarrollada la Declaración de Derechos del Hombre y el Ciudadano durante la Revolución Francesa ha habido una bastante rápida expansión de los derechos humanos primero en Occidente y luego en el resto del planeta.

A veces se ha dado 1 paso atrás y luego 2 hacia adelante, pero la tendencia a lo largo de las décadas ha sido hacia una mayor protección. Conforme aumente el nivel económico y cultural en los diferentes países es probable que este proceso civilizatorio siga el mismo camino hacia la cima que ha ido teniendo lugar hasta ahora.

Ello no quiere decir que ello vaya a suceder por sí solo, sin requerir nuestro esfuerzo, como el agua que baja por el río por sí sola hasta llegar al mar sin necesidad de bombas que la empujen. Por tanto, no conviene despreocuparnos pensando que al final todo llegará a buen fin. En el tema de los derechos se han hecho avances gracias a la intervención humana y en especial al gran esfuerzo de personas con nombres y apellidos que han luchado por ellos, algunos de ellos dando su vida o pagando precios como la prisión, campos de concentración, el exilio o incluso la tortura.

Por consiguiente, si queremos que avancen los derechos humanos no podemos relajarnos. No hace falta que renunciéis a vuestra vida actual para iros a algún país a luchar para derrocar alguna tiranía, pero todos podemos aportar nuestro granito de arena y ahora os diré cómo:

      1. FIRMAR en campañas de recogidas firmas, como éstas de Amnesty International. Si te registras te irán enviando más campañas en las que podrás firmar. Todo ello sirve para hacer presión a los gobiernos, tanto a los que violan derechos humanos como al resto para que ejerzan presión sobre primeros o incluso los sancionen.
      2. COMPARTIR las campañas anteriores en tus redes sociales y Whatsapp, así como noticias sobre violaciones de derechos humanos para ayudar a concienciar a la gente. Cuantos más votantes más posicionados sobre estos temas haya, más harán los políticos. Ello es así porque éstos suelen hacer lo que quieren sus electores, pues ante todo lo que quieren son votos.
      3. AYUDAR con dinero, tiempo o de otras maneras a ONGs como Human Rights Watch o Amnesty International.

Gracias por hacer tu aportación para construir un mundo con menos crueldad y más bondad, con menos sufrimiento y más felicidad, 

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?