¡EVITEMOS DAÑOS!: MIREMOS DE FRENTE LAS CRUELDADES E INJUSTICIAS

Para evitar abusos es necesario saber cuáles se están cometiendo, como primer paso para trabajar en erradicarlos. Para que un médico pueda curar una enfermedad primero tiene que saber en qué consiste la misma; sin diagnóstico previo no habrá terapia. Ello es así especialmente en la medida en que esté en nuestras manos, al menos parcialmente, terminar con esos atropellos.

El simple hecho de ser votante ya nos da poder en ese sentido, dado que los políticos suelen hacer lo que su electorado quiere que hagan, siendo en mayor o menor grado un espejo de la sociedad. Cuando con sus sondeos de opinión detectan que la mayor parte de sus electores quieren que se prohíba determinada injusticia tarde o temprano la acaban prohibiendo, pues no quieren perder votos. Incluso los dictadores se esfuerzan en contar con la simpatía de buena parte del pueblo por miedo a ser derrocado.

Por el simple hecho de ser padres o maestros tenemos también el poder de la educación sobre los niños. Además, podemos influir en nuestros familiares, amigos y entorno en general, ya que nos suelen dar más autoridad que a un simple desconocido. Y, por supuesto, podemos trabajar de forma más activa o incluso activista en reducir los diferentes tipos de maldades.

Leer «¡EVITEMOS DAÑOS!: Demos sentido a nuestra vida haciendo algo por un mundo mejor

Por tanto, el conocimiento de las mismas es básico, constituyendo los cimientos a partir de los cuales se podrá construir un mundo mejor, más benigno.

Pero para ello nos encontramos con 2 grandes barreras: el no querer abrir los ojos a los abusos y la deficiente comunicación de los mismos.


PRIMERA BARRERA: NO QUERER ABRIR LOS OJOS


Constituye el principal obstáculo y las causas son principalmente 4:

1.-El “circulitismo”: mientras los agravios no afecten a mi circulito, es decir, a mí, mis seres queridos o los grupos a los que pertenezco, no me interesan.

2.-La “pérdida de tiempo”: mi tiempo es valioso y por tanto no quiero dedicarlo a todo aquello que no me aporte algún tipo de beneficio a mí y los míos.

3.-Los intereses egoístas: ese tipo de atropellos (por ejemplo, gallinas viviendo miserablemente en jaulas o experimentos médicos con animales) tienen beneficios para mí y mis seres queridos, que son una extensión de mí mismo, por lo que ya me está bien el status quo actual. Por consiguiente, no me interesan noticias o propuestas orientadas a cambiar dicho orden de cosas. Porque yo y los míos somos el centro del universo y por tanto todos los astros han de girar alrededor de nosotros.

4.-El egoísmo emocional: ese tipo de informaciones me dan mal rollo. Yo ante todo lo que quiero es sentirme bien y por tanto no me convienen inputs negativos. Sólo quiero cosas positivas.

La base de todas esas causas es el egocentrismo tan típicamente humano, por el que pretendemos que el mundo sea a medida, gusto y conveniencia nuestra y de los nuestros, como un anillo que encaje a la perfección en nuestro dedo. Explicado de una manera más clara y coloquial: nosotros estamos en el centro y los demás que se jodan. 

No obstante, cuando tomamos conciencia de esa tendencia innata que tenemos la podemos corregir. Ahora bien, ello se hace más difícil en los supuestos en que somos autores o cómplices de los agravios cometidos. Es el caso de la explotación y maltrato animal que nos permite tener acceso a carne y otros productos a precio lo más barato posible, en el que somos cómplices en tanto que consumidores y votantes.

Es como aquellos dueños de plantación a los que no les interesaban los detalles sobre cómo los capataces maltrataban a los esclavos, siempre y cuando la productividad fuese buena y la explotación agraria les proporcionase muchos ingresos con los que poder mantener su lujoso estilo de vida.

Y es parecido a ese chiste que dice que una madre despierta a su hijo para que vaya a la escuela. Y el mismo le replica: -No quiero ir por 3 motivos: tengo sueño, no me gusta el cole y los niños se burlan de mí. Y la madre le responde: – Pero tienes que ir por 3 razones: es tu obligación, es bueno para ti y resulta que eres el director del colegio.

En nuestro caso, el chiste tragicómico sería: – No quiero noticias sobre abusos porque todo eso no va conmigo, por 3 motivos: son desagradables, la víctima no soy yo y resulta que esas injusticias me benefician. A lo que yo respondo: – Claro que va contigo, por 3 razones: da la casualidad que el victimizador eres tú, ya sea como autor o como cómplice, estás causando daños directos o indirectos que causan sufrimientos y, por tanto, te corresponde enmendar.

 

SEGUNDA BARRERA: COMUNICACIÓN DEFICIENTE

Existen bastantes abusos de los que la mayoría de la gente tiene poco o nulo conocimiento, debido principalmente a 2 causas:

1.-Falta de interés por parte de aquellos que sí están informados en compartir con otros, debido a desidia por los motivos explicados en el apartado anterior y por no molestar.

2.-Los medios de comunicación informan sobre todo de los que su público quiere que le informe. Y buena parte del dicho público no tiene interés en saber detalles crueldades que le afectan demasiado poco o que incluso le benefician. Por otro lado, hay lobbies y entes públicos que pagan a medios de comunicación para que no aparezcan noticias que no les interesa.

Ambas barreras, no querer saber sobre las injusticias y la falta de información sobre las mismas, están muy relacionadas y se nutren mutuamente en forma de círculo vicioso. 

¡CONVIRTÁMOLO EN UN CÍRCULO VIRTUOSO! ¡ROMPAMOS YA ESAS 2 BARRERAS NEFASTAS PARA TENER UN MUNDO MEJOR!

Estemos suficientemente informados e informemos. Estemos concienciados y concienciemos. 

¡ABRAMOS LOS OJOS Y MIREMOS LAS INJUSTICIAS DE FRENTE!

No permanezcamos pasivos, sino que seamos proactivos. No nos quedemos paraditos, sino movámonos. No callemos, sino hablemos alto y claro. No nos quedemos de brazos cruzados, sino alcemos el puño frente a los atropellos. Compartamos, convenzamos, eduquemos y concienciemos.

Gracias por hacerlo si quieren un mundo más justo y feliz en que vivir,

 Xavier Paya 

¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor.

 

Lee: EVITEMOS DAÑOS!: Demos sentido a nuestra vida haciendo algo por un mundo mejor

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?