REPARAR Y HONRAR A LAS VÍCTIMAS DEL CRISTIANISMO

REPARAR Y HONRAR A LAS VÍCTIMAS DEL CRISTIANISMO

Es de justicia:

  1. Crear memoriales y museos (que pueden ser conjuntos de varias ramas cristianas) en todas las regiones donde el Cristianismo ha oprimido dedicados a recordar los horrores cometidos y a evitar que vuelvan a repetirse. Condenar visiblemente en dichos memoriales esas atrocidades y las doctrinas religiosas en que se sustentaron.
  2. Realizar esa desaprobación y concienciación contra la violación de derechos humanos predicada por los Versículos Dañinos en las clases de religión y de catequesis, de forma similar a lo que hace el sistema educativo alemán con el nazismo.
  3. Indemnizar a las víctimas, especialmente a las que todavía estén vivas, como homosexuales que han sido víctimas de prisión y maltrato como consecuencia de leyes promovidas y prédicas realizadas por parte del clero.
  4. En caso de que no estén vivas, repararlas como ellas hubiesen querido, probablemente haciendo algo para evitar que se repita ese tipo de victimización. Por ejemplo, se puede cooperar con asociaciones que defienden los derechos de esos colectivos, como las LGTBI, feministas, animalistas, contra el maltrato infantil, etc. Básicamente hay 3 maneras de reparar un daño: con dinero, tiempo (horas de trabajo) y ayuda/apoyo.