VERSÍCULOS QUE DESCRIBEN A DIOS COMO UN DÉSPOTA SANGUINARIO Y CRUEL

VERSÍCULOS QUE DESCRIBEN A DIOS COMO UN DÉSPOTA SANGUINARIO Y CRUEL

Éxodo 12:29: Dios hace un holocausto de todos los primogénitos de Egipto, tanto de humanos como de no humanos, aunque sean inocentes.

Génesis 6-9: Dios comete un genocidio mucho más grande con el Diluvio Universal, en el que fueron víctimas casi todos los seres humanos y no humanos.

Números 21:4-9: Dios envía una plaga de serpientes que muerden a los judíos que se quejaron de Dios y Moisés durante la travesía del desierto por falta de comida y agua, aunque luego perdona la vida a algunos de ellos.

Números 11:1-3: Dios iracundo envía fuego y quema una parte del campamento judío porque la gente se quejó de la adversidad.

Levítico 10:1-2: Dios asesina a Nadab y Abihú quemándolos con fuego por no hacer la ofrenda exactamente según sus normas.

Éxodo 7-12: Dios envía las 10 Plagas de Egipto, causando grandes daños a niños, inocentes y animales.

Deuteronomio 5:9-10: Dios castiga a los que no siguen sus estrictos dogmas y además a sus descendientes hasta la tercera y cuarta generación. Para que esto quede claro, se repite en otros versículos.

Génesis 3:14-15.

2 Samuel 7:14

Job 33:19

2 Samuel 6:6-8

Los monarcas de aquellas épocas eran a menudo tiranos que abusaban, guerreaban, conquistaban, masacraban, saqueaban, quemaban ciudades enteras y entregaban a todas las mujeres conquistadas para violación a sus soldados como parte del botín de guerra. Y era algo generalizado, en la mayor parte del mundo.

La gente nacía y se criaba en ese esquema de la ley del más fuerte, por lo que les parecía lo normal, ya que no conocían otro modelo de sociedad. Por tanto es normal que los autores de diferentes libros de la Biblia concibiesen a Dios a imagen y semejanza de dichos reyes, emperadores y caciques despóticos. De ahí, que le llamen “Señor”, como seguramente se dirigirían a sus superiores jerárquicos.

De hecho, desde un punto de vista antropológico era práctica habitual que los creadores de las numerosas religiones surgidas a lo largo de la historia (más de 1.500 religiones conocidas) inventasen dioses a imagen y semejanza de personas, animales, astros, aspectos de la vida humana u otros elementos que les rodeaban. Así, por ejemplo, los antiguos dioses griegos, romanos o vikingos representaban diferentes tipos de personas.

En las religiones monoteístas se ha tendido a construir al Dios único y verdadero a imagen y semejanza de los soberanos de aquellas época, de los “Señores”.

Por tanto, no conviene confundir la cosmovisión subjetiva de los autores anteriores con la realidad.