VERSÍCULOS QUE LEGITIMAN LAS DICTADURAS Y REGÍMENES AUTOCRÁTICOS Y OPRESIVOS

VERSÍCULOS QUE LEGITIMAN LAS DICTADURAS Y REGÍMENES AUTOCRÁTICOS Y OPRESIVOS

Nuevo Testamento:

Romanos 13:1-4: San Pablo afirma que hay que someterse siempre a toda autoridad, porque ésta siempre emana de Dios y por tanto ir contra cualquier dictador o déspota, por represivo o cruel que sea (como Hitler o Stalin), es ir contra Dios.

Además, lo dijo en el contexto del Imperio Romano en que vivía, muy opresivo y represivo, basado en la dominación, la conquista y el sometimiento de los conquistados, a bastantes de los cuales les robaban sus tierras y les convertían en esclavos (se estima que un 35% aproximadamente de la población total lo eran). Y cualquier desobediencia o rebelión contra esa tiranía era reprimida con castigos muy crueles, como crucifixiones, en que la aves de carroña iban arrancando la carne a las víctimas.

Parece que todo eso a San Pablo le parecía bien, lo cual resulta curioso, ya que los cristianos fueron uno de los colectivos victimizados con mucha crueldad (como morir quemados o comidos por los leones), no por practicar una religión diferente (había tolerancia religiosa), sino principalmente por no participar en las ofrendas al Emperador, que tenía la categoría de Dios, considerándose esa omisión como una amenaza al poder autocrático de los emperadores.

Tal vez San Pablo estaba tan imbuido en la mentalidad de su época que creía que ese orden establecido tan injusto era correcto y/o tal vez le interesó ser práctico, exigiendo a sus seguidores la obediencia a las autoridades para que éstas fuesen más tolerantes con los cristianos.

Sea la cual sea la causa por la que San Pablo dijo lo que dijo, la consecuencia de ello es que ha servido de base para legitimar durante muchos siglos el poder arbitrario de los monarcas y los privilegios y abusos de nobleza y clero, así como más tarde de dictadores, todo ello por la gracia de Dios.

Por todo lo anterior, conviene ver esos Versículos Dañinos en el contexto histórico en que se veía la tiranía como algo normal y no como la voluntad de un Dios recto e íntegro.