¡EVITEMOS DAÑOS EN EL HINDUÍSMO!: CONCIENCIEMOS SOBRE LOS SUFRIMIENTOS CAUSADOS POR EL SISTEMA DE CASTAS

El sistema de castas es uno de los elementos más arraigados y controvertidos del hinduismo, influyendo profundamente en la estructura social de la India y otros países del sur de Asia (Nepal, Bangladesh, Pakistán y Sri Lanka) durante milenios. Consiste en clasificar a las personas en categorías rígidas y jerárquicas desde su nacimiento, por lo que son fuente de desigualdad y opresión, sobre todo con los dalit (intocables o parias).

De acuerdo con International Dalit Solidarity Network, se calcula que existen 260 millones de intocables en todo el mundo, básicamente los países del sur de Asia.

Este sistema tan injusto tiene sus raíces en las Sagradas Escrituras del hinduismo, como los Vedas y el Manusmriti. Tradicionalmente, la sociedad hindú se divide en cuatro varnas principales:

1.-Brahmanes: sacerdotes y maestros.

2.-Kshatriyas: guerreros y gobernantes.

3.-Vaishyas: comerciantes y agricultores.

4.-Shudras: trabajadores y sirvientes.

Además de ellos, existe una categoría adicional, los dalits, que se sitúan fuera del sistema de castas y son considerados los más bajos en la jerarquía social. El Manusmriti les despoja de sus derechos más fundamentales, afirmando que su único deber es servir a las castas superiores “sin refunfuñar”.

A lo largo de los siglos, esta estructura se ha vuelto más compleja con la creación de miles de subcastas (jatis), cada una con su propio grado de pureza y ocupación hereditaria.

Este sistema de jerarquía social fue introducido por los arios tras conquistar la India, con la finalidad de legitimar mediante la religión su dominio sobre las poblaciones autóctonas, su explotación y el robo de sus tierras y riquezas. Recurrir a la religión para justificar los abusos de los invasores ha sido algo típico a lo largo de la historia en los diferentes continentes. Leer más en…

Leer ¡NO ROBEMOS!: Deshagamos los relatos justificadores del robo

¡AMEMOS LA VERDAD!: Desmontemos las narrativas justificadoras de la crueldad

Ha resultado en una opresión profunda y generalizada, afectando a cientos de millones de personas en la India y otros países influenciados por el hinduismo. Esta opresión se manifiesta de diversas formas:

1.-DISCRIMINACIÓN SOCIAL Y ECONÓMICA

Las personas de castas bajas, especialmente los dalits, sufren discriminación en casi todos los aspectos de la vida. Se les niega el acceso a recursos y oportunidades económicas, educativas y laborales.

A menudo, se les asignan trabajos considerados impuros o degradantes que nadie quiere hacer, como la recolección manual de residuos humanos. Son forzados a limpiar fosas sépticas manualmente, muriendo a veces asfixiados por los gases tóxicos y la falta de equipo de protección.

La marginación comienza en la tierna infancia. A menudo se les excluye de la educación. Y en caso de que tengan la suerte de poder ir al colegio, no se les permite sentar en la zona de delante de la clase, como tampoco comer ni jugar con niños de otras castas. Muy rápidamente, se forman grupos, de los que los intocables quedan excluidos. No conocen otra cosa, por lo que su vida adulta queda traumatizada.

La segregación continúa a lo largo de la vida, constituyendo una importante de opresión. En muchas áreas rurales, las personas de castas bajas no pueden vivir en las mismas áreas que las de castas superiores. Tampoco pueden usar las mismas fuentes de agua o templos. En las ciudades la discriminación puede ser menos visible, pero resulta igualmente penetrante, manifestándose en la forma de microagresiones y exclusión social.

Por otro lado, se da también una explotación y marginación económica que perpetúa la pobreza y limita significativamente sus oportunidades de progreso social.

El robo de la dignidad humana a inocentes es tan grande que el sistema de castas ha ido acompañado con la creencia de que la sombra de un dalit no debe tocar a personas de castas superiores, ya que se considera impura.


2.-VIOLENCIA Y ABUSOS

Las agresiones contra los intocables y otras castas bajas es una realidad frecuente. Los linchamientos, violaciones sexuales y otras formas de violencia son utilizadas para mantener el estatus quo y castigar a aquellos que desafían las normas de casta.

Esa violencia es algo trágico que ocurre a diario. Según la Oficina Nacional del Registro de Crímenes de India, se registran cerca de 45.935 casos de violencia cada año. Aproximadamente diez mujeres dalit son violadas cada día.

Y, lo que es peor, los autores gozan a menudo de total impunidad, debido a la connivencia de las autoridades locales, muchas de las cuales pertenecen a castas superiores, y al apoyo del gobierno nacionalista. Leer más… 

Por todo ello a los parias les cuesta mucho romper las cadenas de la violencia y opresión. Además, la injusticia contra ellos es causa traumas profundos y sufrimiento durante generaciones. El estigma sigue a una persona desde su nacimiento hasta su muerte, afectando a todos los aspectos de su vida: educación, vivienda, trabajo, acceso a la justicia y participación en la política.

Las mujeres y las niñas, además de ser víctimas de violencia sexual, también lo son de trata de personas y son especialmente vulnerables al matrimonio precoz y forzado, al trabajo en régimen de servidumbre y a prácticas culturales dañinas.


¡ACABEMOS DE UNA VEZ CON ESOS AGRAVIOS!

¿Cómo?

1.-Firmando para pedir:

  • A todos los gobiernos que se elimine completamente el sistema de castas. Firmar…

  • A todos los líderes religiosos hindús que reformen su religión para eliminar el sistema de castas… Firmar…

2.Compartiendo esas campañas de firmas y este artículo. Leer más…

3-Llevando a cabo estas otras acciones… 

Gracias por firmar, compartir y ser proactivo.

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

 

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor

 

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.