DEJAR DE PROMOVER LEYES Y DE REALIZAR PRÉDICAS QUE VIOLEN DERECHOS HUMANOS Y CIVILES

LEYES

DEJAR DE PROMOVER LEYES Y DE REALIZAR PRÉDICAS QUE VIOLEN DERECHOS HUMANOS Y LEYES CIVILES

Ello está sucediendo sobre todo en África, donde a lo largo de los últimos años se han ido introduciendo leyes para castigar con penas de cárcel e incluso de muerte a los que tengan sexo con personas del mismo sexo, debido a la presión ejercida, por este orden, por pastores evangélicos, imanes musulmanes y sacerdotes católicos, todos ellos tradicionalistas. Cuando se encarcela a un inocente se le llama secuestro y cuando se le mata se le llama asesinato.

Asimismo, en algunos países cristianos tradicionalistas han conseguido penalizar a mujeres que no visten según sus códigos puritanos, así como otras leyes que causan daños a víctimas inocentes.

Por tanto, parte de la reforma de la Iglesia es dejar de promocionar este tipo de legislación dañina y revertir el mal causado presionando para que se deroguen esas leyes nocivas de base religiosa que cristianos consiguieron introducir.

Cualquiera tiene derecho a creer que ciertas formas de vivir la vida son preferibles, pero nunca imponerlas a los demás mientras éstos no hagan daños que no sean legítima defensa, como tampoco causar sufrimientos a éstos por no seguir esas preferencias.

Obviamente, ello es aplicable a otras confesiones cristianas, especialmente a la Iglesia Ortodoxa Rusa y a ciertas denominaciones evangélicas, que han tenido un efecto muy dañino a nivel legislativo.

PRÉDICAS

PRÉDICAS

El camino hacia un Cristianismo plenamente benigno incluye no sólo evitar la promoción legal dañina, sino también la promoción social nociva, como el fomento en la sociedad del odio y maltrato al colectivo LGTBI y otros colectivos que no encajan en sus dogmas. Ello está sucediendo especialmente, una vez más, en el África, debido a los mensajes de sacerdotes obispos y cardenales, incluyendo uno de ellos que estuvo entre los nominados a Papa.  

Una iglesia reformada en un cristianismo benigno no puede consentir lo anterior, intentando persuadir a esa parte del clero de que se abstenga de sembrar el odio y la maldad y, en caso de no conseguirlo, apartando de sus cargos a los recalcitrantes como un médico que separa con su bisturí los tumores malignos de un cuerpo para que éste pueda sanar.

DESTACADOS CRISTIANOS CRIMINALES DEL PASADO

DESTACADOS CRISTIANOS CRIMINALES DEL PASADO

Un paso más es dejar de considerar como ejemplos a seguir a todos los Papas, padres de la Iglesia, santos y otras figuras relevantes que cometieron crímenes, ya sea en grado de autoría o complicidad, o hicieron apología de la violación de derechos humanos. A todos ellos es de justicia desautorizarlos e incluso condenarlos mediante declaraciones oficiales y en los memoriales de los que se habla en el punto 8. Reparar y honrar a las víctimas del Cristianismo.

En cuanto a las estatuas que existen para honrar a esos cristianos criminales, lo justo es retirarlas o, preferiblemente, dejarlas pero añadiendo un cartel suficientemente grande y claro al lado de las mismas que explique los crímenes que cometieron y en que la Iglesia los condena.