¡NO DAÑEMOS!: OPONGÁMONOS A LINCHAMIENTOS SOCIALES DE CHIVOS EXPIATORIOS

 

En el ADN humano o de parte de los humanos está el gusto por cebarse en algún chivo expiatorio. A los supremacistas blancos del sur de Estados Unidos les gustaba linchar a negros inocentes (les parecía tan guay que incluso compraban en las farmacias postales con imágenes de esas agresiones colectivas y las enviaban a sus familiares), los nazis se ensañaban con los judíos y bastantes judíos participaron en el linchamiento social de Jesucristo, gritando “¡Crucificadlo!” a pesar de que era inocente porque se le acusaba de algo que no consistía en ningún daño para los demás.

Los romanos lo hacían con los cristianos, divirtiéndose viendo como los leones se los comían, los cristianos con los que pensaban de forma diferente (herejes) y a muchos les gustaba reunirse en la plaza pública para ver cómo los quemaban. En bastantes lugares hay fiestas populares en que la gente se lo pasa bien ejerciendo la crueldad con animales y así un largo etcétera a lo largo de la historia. Ya en el colegio se observa cómo hay niños que participan como actores, cómplices o mirones del bullying, gustando de ver sufrir a los que son diferentes o débiles o permaneciendo indiferentes.

La clave de este fenómeno propio de los homos sapiens es buscar a alguien inocente en quien descargar la agresividad, maldad y veneno que llevamos dentro, por mucho que lo disimilemos con nuestras sonrisas angelicales y mostrándonos simpáticos y afectuosos con los demás. O buscar a alguien que ha cometido una falta que para nada justifica la sobrerreacción que tiene lugar contra él.

Como nuestra naturaleza no ha cambiado, ello sigue sucediendo en la actualidad, por mucho que normalmente sea a menor escala o incluso de forma velada.

Evitemos y opongámonos a cualquier tipo de linchamiento contra cualquier inocente o contra alguien que haya cometido un abuso pequeño. Porque cuando esto último sucede lo justo es exigir que se repare y se pidan disculpas, pero no un apaleamiento desproporcionado y arbitrario, callando al mismo tiempo frente a atropellos de verdad. No usemos dobles varas de medir, sino seamos rectos e imparciales.

Leer «No hagamos daño a nadie»

Leer «¡NO DAÑEMOS!: Seamos proporcionales frente al abuso»

Leer «¡NO DAÑEMOS!: Seamos imparciales y no apliquemos dobles varas de medir»

Gracias por compartir,

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor.

 

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?