¡NO DAÑEMOS! IMPIDAMOS QUE CLÉRIGOS PROMUEVAN LA VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS

Abdulá bin Radi Almoaede Al Shammari

Es una realidad que imanes fanáticos, pastores intransigentes y curas intolerantes fomentan que se aprueben leyes que violan los derechos humanos y civiles y hacen prédicas que animan a hacerlo, sobre todo en los países de mayoría musulmana y en África.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Seamos tolerantes

¡NO DAÑEMOS!: Respetemos a los demás

1. LEYES OPRESORAS

En los países de mayoría musulmanas hay una presión por parte de clérigos tradicionalistas (por ejemplo los imanes wahabís en Arabia Saudita) para que las leyes sean acordes con la sharía. Ese es uno de los motivos por los que en muchos de esos estados hay normas que violan los estándares internacionales de derechos humanos, de las mujeres, las niñas, LGTBI+, ateos, agnósticos, judíos, cristianos, hindús, etc. También suelen ser opresivas con los que abandonan el islam (apostasía), critican esa religión (blasfemia), etc . Leer más…

Algo parecido sucede en países con mayoría cristiana conservadora, sobre todo en África. En ese continente a lo largo de los últimos años se han ido introduciendo normas para castigar con penas de cárcel e incluso de muerte a los que tengan sexo con personas del mismo sexo, debido a la presión ejercida, por este orden, por pastores evangélicos, imanes musulmanes y sacerdotes católicos, todos ellos tradicionalistas. Cuando se encarcela a un inocente se le llama secuestro y cuando se le mata se le llama asesinato.

¡NO DAÑEMOS!: VEAMOS la parte dañina de las religiones

Asimismo, en algunos países cristianos tradicionalistas han conseguido penalizar a mujeres que no visten según sus códigos puritanos, así como crear un ambiente opresivo en el que hay hombres que desnudan en público a mujeres que siguen dichas pautas. Y hay también otro tipo de leyes que causan daños a víctimas inocentes, como las de blasfemia.

Por otro lado, en la Federación Rusa y otros países que están bajo el manto de ésta, el lobby por una legislación vulneradora de derechos humanos y civiles también ha sido llevado a cabo exitosamente por el patriarca y los popes de Iglesia Ortodoxa Rusa. E incluso en Occidente parte del clero cristiano presiona, a veces con éxito y a veces sin, para que las leyes prohíban el matrimonio del mismo sexo, la eutanasia, el aborto de fetos que no sienten, etc.

Por tanto, un componente de la reforma de las religiones (tan importante como los frenos en un coche) para convertirlas en 100% benignas consiste en dejar de promocionar este tipo de legislación que hace daño a los demás. Y revertir el mal causado presionando para que se deroguen esas leyes nocivas de base religiosa que consiguieron introducir. Y para ello es necesario que los creyentes y líderes religiosos de buena fe se opongan explícita y firmemente a lo anterior, convenzan y ejerzan presión.

¡NO DAÑEMOS!: REFORMEMOS la parte dañina de las religiones

¡EVITEMOS DAÑOS!: Presionemos para cambiar el lado nocivo de las religiones

¡NO DAÑEMOS!: Hablemos alto y claro frente a la injusticia

Cualquiera tiene derecho a creer que ciertas formas de vivir la vida son preferibles, pero nunca imponerlas a los demás mientras éstos no hagan daños que no sean legítima defensa, como tampoco causar sufrimientos a éstos por no seguir esas preferencias.

¡NO HAGAMOS DAÑO A NADIE!

 

2. PRÉDICAS DEL MAL

PRÉDICAS

El camino hacia religiones plenamente respetuosas e inocuas incluye no sólo evitar la promoción legal dañina, sino también la social, como el fomento en la sociedad del odio y maltrato al colectivo LGTBI, ateos, agnósticos, judíos, creyentes de otras religiones, los críticos con esa fe en cuestión, las mujeres que ejerces su libertad sexual y otros colectivos que no encajan en sus dogmas. Ello está sucediendo especialmente en países de mayoría musulmana y cristiana tradicionalista por parte de imanes, pastores, curas, obispos y cardenales, incluyendo uno de ellos que estuvo entre los nominados a Papa.  

Una organización religiosa que pretenda ser benigna y tolerante no puede consentir lo anterior, intentando persuadir a esa parte del clero de que se abstenga de sembrar el odio y la maldad. En caso de no conseguirlo, conviene apartar de sus cargos a los recalcitrantes como un médico que separa con su bisturí los tumores malignos de un cuerpo para que éste pueda sanar.

¿Qué puede hacer una persona noble y decente para evitar toda esa malignidad?

Por un lado, firmar en las siguientes campañas para pedir:

1. A todos los líderes religiosos musulmanes que interpreten el Corán de forma benigna. Firmar…

2. A todas las organizaciones cristianas para que reformen su doctrina en aras a que ésta sea 100% benigna y libre de crueldad. Firmar…

3. A todos los gobiernos que impidan los discursos del odio y el daño. Firmar…

4. A todos los gobiernos que deroguen los delitos de origen religioso, como el de apostasía, blasfemia, adulterio, fornicación, sodomía, etc. Firmar…

5. Que expulsen de forma inmediata a todos los clérigos extranjeros que han venido a hacer prédicas del odio y rechazo a inocentes. Firmar…

6. Que impidan la entrada de ese tipo de inmigración. Firmar…

Y, por otro lado, compartir dichas campañas de firmas y este artículo con el máximo de personas. Leer más…

Gracias por hacerlo para hacer realidad ese buen propósito,

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor

 

Lee: Contextualicemos los versículos dañinos de la Biblia

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen ningún tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.