¡No robemos!: ni directa ni indirectamente

Un tipo de daño, tanto económico como moral, que se puede infligir a alguien es robarle. ¿Te gusta que quiten lo que es tuyo? Pues a los demás tampoco. Por ello, el derecho a la propiedad es un derecho humano, recogido en el art. 17 de la Declaración Universal de Derechos Humanos:

“Artículo 17. Toda persona física o jurídica tiene derecho al respeto de sus bienes.”

La cuestión es que forma parte del ADN humano (o como mínimo de muchos humanos) la codicia de lo ajeno. Y dentro de ello está la envidia, que es parte de la naturaleza de bastantes homos sapiens. La misma lleva a sentir tirria o incluso odio hacia quien posee algo que deseamos y no tenemos, así como a querer arrebatárselo y, en ocasiones, a hacer daño al dueño del objeto o cualidad deseados.

Es por ello que los niños roban juguetes a otros niños, ya que está en nuestros genes. Por eso desde la antigüedad hay leyes para impedir el robo, salvo para los poderosos que creaban dichas normas, que se han dado a sí mismos durante milenios el derecho de conquista. Es decir, se autoconcedían el derecho de propiedad sobre las tierras y riquezas que arrebatan a otros través de las armas.

Dicho derecho incluía expoliar, saquear y llevarse lo que quisiesen como botín de guerra, incluyendo a las personas conquistadas, sometidas a menudo a esclavitud, servitud o a trabajos forzosos. En resumen: «might is right», el poder es derecho, o, lo que es lo mismo, la ley del más fuerte. Es más, dicho derecho de conquista ha sido reconocido como un principio del derecho internacional hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

Es por ello que el expolio ha sido generalizado a lo largo de la historia desde el Neolítico. De hecho, la principal manera de enriquecerse era el robo de tierras y riqueza mediante conquista. En las aldeas neolíticas, al crecer su población y necesitar más terrenos cultivables atacaban a otras aldeas vecinas para robárselos, así como sus riquezas y mujeres. Y no precisamente para repartirlas de una manera justa, sino para quedarse con todo “porque puedo y porque quiero, porque soy más fuerte que tú”. Eso ha sido la norma y no la excepción.

Cuando dichas aldeas neolíticas evolucionaron hacia cacicazgos simples (aldeas más grandes dirigidas por un cacique), cacicazgos complejos (un cacique domina varias aldeas), reinos e imperios, la apropiación de los ajeno se disparó y extendió como el fuego. 

Como los conquistadores/ladrones/saqueadores han dejado muchísimo su ADN a lo largo de los siglos a través de la práctica extendida de la violación a mujeres en las guerras y de abuso sexual a sus esclavas y siervas de gleba en sus latifundios, la consecuencia de ellos es que nosotros somos mucho más herederos de los genes de éstos que no de los honestos. 

Tras la Segunda Guerra Mundial, ha habido un importante progreso civilizatorio, pero a pesar de ello el robo sigue estando bastante extendido, tanto el legalmente prohibido como el institucionalizado, ya que nuestra naturaleza ladrona sigue esculpida en lo más profundo de nosotros, salvo que nuestros padres, educadores o nosotros lo hayamos borrado con el cincel.

 

ROBOS ILEGALES

Algunos son muy evidentes, como puede ser un atraco a un banco, pero son mucho más frecuentes otros más sutiles, como el robo de empleados y funcionarios del tiempo por el que les pagan para dedicarlo a temas no de trabajo, incumplimiento de contratos y pactos y de bastantes otros tipos …leer más en…

¡NO DAÑEMOS!: Seamos honestos

 

ROBOS INSTITUCIONALIZADOS

Son muy numerosos y de muy diversos tipos, de los que destacaremos 10:

  1. CORRUPCIÓN en bastantes países, especialmente en dictaduras y democracias de baja calidad en que hay impunidad para los gobernantes que roban, como países africanos, la Federación Rusa, Venezuela, etc.
  2. CORRUPTELAS, como concesión de los contratos públicos no a los que ofrecen la mejor relación precio-calidad-plazo, sino a los “amiguetes”. O también el exceso de políticos y de privilegios para éstos, como coches oficiales innecesarios (cuando los desplazamientos se pueden hacer en taxi o con transporte público, tal y como hacen la mayoría de políticos en Suecia) o pensiones de por vida.

¿Por qué un expresidente regional ha de tener de forma vitalicia, a cargo del limitado bolsillo del ciudadano, una oficina con varios empleados bien remunerados y para colmo un coche oficial con chófer? Tomemos ejemplo del expresidente de los Países Bajos Mark Rutte, que incluso cuando ocupaba ese cargo iba en bici desde su casa a su oficina. 

3.- MALGASTO PÚBLICO, como infraestructuras ruinosas que apenas se utilizan para conseguir votos en los territorios donde se construyen. Se trata de un despilfarro que no cometerían si lo tuviesen que pagar con sus propios billetes en vez de con los ajenos.

4.-TOLERANCIA O PROTECCIÓN LEGAL DEL ROBO, como los pequeños hurtos, los impagos de deudas o la okupación rechazada por el propietario, como es el caso de España.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Luchemos contra la okupación

5.-SISTEMAS CLIENTELARES, por los que el Estado roba a algunos ciudadanos para regalar esas riquezas a otros que le apoyan. Es lo que sucede en África con gobiernos que privilegian económicamente a las etnias que le apoyan sobre las otras. O en Cisjordania, en que la Autoridad Palestina asigna los puestos de funcionarios a sus partidarios, y el resto está en gran medida en el paro y la pobreza.

O, de una manera diferente, en países Latinoamérica (como ha hecho el peronismo en Argentina o el chavismo en Venezuela) o Europa, en que hay políticos que expolian a los que producen en el sector privado para dar privilegios a sus votantes (favores a cambio de votos), como:

    • Sueldos a cambio de nada y otras ayudas a votantes que pueden pero no quieren trabajar a costa de la minoría que sí trabaja, a la que obligan a trabajar parte de su tiempo gratis para mantener a los primeros, sometidos a una especie de régimen de servitud o esclavitud a tiempo parcial. O atraer un tipo de inmigración que viene a vivir de las ayudas y que serán futuros votantes de ese tipo de partidos.

Leer ¡NO ROBEMOS!: Rebelémonos contra la esclavitud, también la encubierta

    • Pensiones a jubilados por encima de lo que se ha cotizado a costa de empobrecer a las generaciones más jóvenes, que son los que pagan dichas pensiones.
    • Exceso de funcionarios y con sueldos medios muy por encima del sector privado, a pesar de que son bastante menos productivos de promedio en el sector público que el privado.
    • Subvenciones a asociaciones afines al partido gobernante.

Los partidos clientelares intentan aumentar el número de personas cuyas rentas dependen del Estado y darles privilegios para que les voten. Y lo hacen a costa de saquear a las mulas de carga del sector privado, muy esforzado y productivo, pero en algunos países minoritario, menguante y, por tanto, con relativamente poco poder de voto, por lo que es ideal para ordeñar y explotar.

Ello es lo que sucede en países de Europa Occidental y es una de las causas de su estancamiento económico desde hace casi 2 décadas, a diferencia del importante crecimiento de la renta per cápita en Estados Unidos, Australia, Corea del Sur, China, etc.

6.-FRAUDE EN LOS SUBSIDIOS, obteniendo pensiones por discapacidad o de otro tipo personas a las que en realidad no corresponden, porque podrían trabajar si quisiesen. Y ello es conocido y tolerado por las autoridades.

7. IMPAGO de cantidades debidas que en la práctica el acreedor no puede recuperar porque el moroso es insolvente. Y el Estado en vez de obligar a éste a pagar mediante su trabajo le protege perdonando su incumplimiento a la vez que castiga a la víctima.

Leer ¡REPAREMOS LOS DAÑOS!: Exijamos trabajo en caso de insolvencia

8. ROBO A LAS FUTURAS GENERACIONES mediante el sobreendeudamiento público, que tendrán que pagar aquellas mediante sus impuestos.

9.-ROBO A LOS ANIMALES NO HUMANOS: su libertad, su felicidad, sus hijos, su cuerpo y sus vidas, es decir, todo.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Tampoco a los animales no humanos

10.-EXPOLIO INTER-TERRITORIAL, por el que unos territorios se apropian de manera excesiva de la riqueza de otros, contra la voluntad de éstos, porque tienen poder para ello. Ello ha sido históricamente causa de bastantes guerras de independencia, como la de Estados Unidos y de los países latinoamericanos. 

Y hoy en día es lo que sucede, por ejemplo, con el sur de España y de Italia respecto a Cataluña y norte de Italia, generando un descontento en los perjudicados que ha llevado al auge de movimientos independentistas.

También se da en el sur de la zona Euro respecto al norte. Si en el caso anterior, el arma utilizada para la apropiación de recursos ajenos es el poder de los votos, en este caso es el miedo a la ruptura del euro. Grecia, España, Italia y Portugal se sobreendeudan irresponsablemente para vivir por encima de sus posibilidades, sobregastando y malgastado. Hasta que llega un momento, cuando llega una crisis, en que no pueden pagar las deudas por sí solos.

Es entonces cuando “exigen” al norte de Europa que les solucionen la papeleta. Y éste se ve obligado a hacerlo porque le sale menos caro dar dinero al sur para que no quiebren que el gran coste que supondría la ruptura del euro. Y como los primeros saben que tienen la sartén por el mango, en vez de enmendar, siguen despilfarrando y sobreendeudándose.

9.-IGUALACIÓN DE CIGARRAS Y HORMIGAS, incluso entre las personas que dan lo mejor de sí mismas y las que se rigen por la ley del mínimo esfuerzo. Consiste en que, por ejemplo, si alguien se pasa cada día tan sólo 4 horas recogiendo frutos del bosque y otro lo hace durante 10 horas diarias, se quita buena parte de la cosecha del segundo para dársela al primero.

Aquí no estamos hablando de expropiar latifundios que proceden de expolio mediante conquista, como los de Latinoamérica o del sur de España, ni de corregir de forma razonable desigualdades económicas, todo lo cual estaría justificado. Sino que nos referimos a una igualación injusta que beneficia a los poco trabajadores, ahorradores, responsables y sacrificados a costa de los aplicados, previsores, proactivos, emprendedores e innovadores.

Es totalmente asimétrico pretender equiparar en los resultados del esfuerzo y no en este último. Es inequitativo mutualizar los ingresos pero no el estrés, el cansancio (o agotamiento), el tiempo de ocio para uno mismo y su familia, la privación de comprar lo que a uno le gustaría para poder ahorrar e invertir, los riesgos, preocupaciones, presiones, etc. Es como pretender equilibrar una balanza de forma forzada moviendo un platillo pero dejando fijo el otro en vez de mover los dos al mismo tiempo.

Leer ¡NO ROBEMOS!: Generemos riqueza de forma honrada

Leer ¡NO ROBEMOS!: Busquemos un equilibrio no abusivo entre responsabilidad y solidaridad

Como la parte del cerebro donde está el sentido de la justicia sabe que robar está mal, para cada tipo de robo suele haber algún tipo de narrativa justificadora y blanqueadora, como la de la solidaridad. Pero la misma se va desconchando a la que rascas un poco… leer más en…

… ¡NO ROBEMOS! Digamos no a los relatos justificadores del robo

Y a ese sentido de la justicia me acojo para animaros a respetar lo ajeno y a hacer algo para que prevalezca en la sociedad en que vivís la cultura de la honradez. ¿Cómo?:

1.-Haciendo pedagogía. Desaprobando y oponiéndote a cualquier tipo de robo, directo o indirecto, legal o institucionalizado. Presionando.

2.-Animando a los demás a que hagan lo mismo con otros. Para que haya un cambio cultural en una sociedad tiene que haber suficiente gente que empuje el mismo.

3.-Educando a los niños y adolescentes en la cultura de la rectitud. Ha de ser una concienciación INTENSA para que pueda contrarrestar las inclinaciones apropiadoras de los ajeno naturales del ser humano.

El cambio cultural es posible. Si países como Holanda o Suiza cambiaron el chip, es muy probable que cualquier otra sociedad pueda conseguirlo también si hay suficiente gente que hace algo para ello.

No es casualidad que todos esos países sean ricos y funcionales, ya que los robos hacen un gran daño a la economía. Tampoco lo es que buena parte de ellos suelan estar entre los más felices.

¿Quieres estar entre los que se quedan de brazos cruzados para que tu sociedad siga siendo igual de mediocre o entre los que hacen algo para que las cosas mejoren?

¡Seamos inconformistas y orientados a la excelencia! Y para ello compartamos mensajes como éste u otros que lleven a una cultura más decente y evolucionada.

Gracias,

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor.

 

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?