¡NO DAÑEMOS!: NO SEAMOS SUPREMACISTAS CON LOS ANIMALES

VER VIDEO

Este tipo de supremacismo consiste en creernos superiores al resto de animales y que, por tanto, podemos explotarlos en nuestro beneficio y hacerles sufrir. Es muy similar al supremacismo de tipo racista (como el blanco o japonés), etnicista (como el germano-parlante propio de los nazis o el de otros ultragregarios) o nacionalista, también llamado chauvinismo.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Seamos conscientes del daño causado por el racismo, etnicismo y nacionalismo

Leer ¡NO DAÑEMOS!: No seamos racistas, etnicistas, xenófobos, ultranacionalistas

Aunque todos o casi todos solemos caer en algún tipo de creencias y sentimientos de superioridad e inferioridad, es un tipo de pensamiento erróneo. Porque objetivamente nadie es superior a nadie, sino que cada uno de nosotros somos un elemento más integrante de la naturaleza y el universo. Desde un punto de vista científico, no somos más que un puñado de partículas con energía asociada. Es más, parte de esas partículas están entrando y saliendo de nosotros constantemente, con la respiración, al comer, al beber, orinar, etc.

No sólo no somos superiores ni siquiera a la silla sobre la que nos sentamos, a las baldosas que pisamos, la manzana que nos comemos o el aire que respiramos, sino que no hay una clara distinción entre nosotros y lo que nos rodea, ya que todo ello es en realidad un gran campo de partículas en constante interacción entre ellas.

Se agrupan formando diferentes estructuras, como la de una persona, un perro o una flor de forma efímera durante un tiempo para luego adoptar otras formas.

Otro argumento típico de los especistas supremacistas para justificar nuestra superioridad es que el ser humano tiene inteligencia y otras especies no. Incluso lo aseguran con convicción a pesar de no haberse tomado la molestia de dedicar tan sólo 5 minutos para consultar este tema en Google. Si lo hiciesen se darían cuenta que su afirmación constituye otro error, ya que, según los investigadores sobre este tema, los mamíferos como las vacas o los cerdos tienen un nivel de inteligencia igual a la de un niño de hasta 4 años.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Rechacemos las narrativas justificadoras de la crueldad

Si aplicamos la misma regla de 3 que usan los especistas, ¿un adulto es superior a un niño y por tanto puede explotarlo y maltratarlo? ¿Y puede en consecuencia hacer lo mismo un superdotado con alguien con una inteligencia media? ¿Y éste con una persona con síndrome de Down? ¿Es superior una gallina a un niño de 2 años porque es más inteligente?

Pero no te vayas todavía, porque aún hay más. Los expertos dicen que los cetáceos posiblemente procesen pensamientos y emociones más complejos que los homos sapiens, ya que tienen más encefalización que nosotros. Lo delfines tienen incluso un 40% más de córtex y con más dobleces.

Científicos del Max Planck Institut han estudiados aves de ciudades europeas, como las cotorras, y han descubierto que no sólo se comunican entre ellas con un lenguaje oral, sino además que en cada ciudad tienen un dialecto diferente, como los humanos.

VER VIDEO 

Es más, muchos creen de forma narcisista y engreída que los humanos somos seres racionales, a diferencia del resto de especies. Pero la realidad es muy diferente, ya que la mayoría de personas tienen unas capacidades analíticas medianas y bajas que no les permiten racionalizar y cuestionarse por sí solas lo que les han inculcado. Parte de ellos sí pueden hacerlo cuando alguien externo les induce a preguntarse si es verdad, cuando alguna persona les aprieta el botón del cuestionamiento, pero no por sí solos. Y algunos ni siquiera con esa ayuda externa.

Se da la paradoja de que justamente los que más esgrimen el argumento de la inteligencia y la racionalidad para abusar egoístamente de otros seres sintientes son los que tienen menos motivos tienen para enorgullecerse de su coeficiente intelectual. Porque está demostrado que hay una correlación entre inteligencia superior con veganismo y respeto por los animales y viceversa.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Disfrutemos del egoísmo positivo y evitemos el negativo

Leer ¡NO DAÑEMOS!: No seamos tan oportunistas

Otra prueba de que el tipo de concepciones que tenemos sobre otras especies son subjetivas es la gran diferencia de las mismas según las culturas. Para los hindús las vacas son sagradas, pero pueden usar y abusar de los cerdos. En cambio, los musulmanes tradicionalistas no pueden consumir cerdos, pero sí vacas, y consideran al perro como un animal impuro, por lo que les está prohibido tenerlo como mascota. Por el contrario, en la cultura occidental éstos tienen una posición de gran privilegio, a diferencia de vacas y cerdos.

Esa gran diversidad incongruente de nociones demuestra que son inventadas y transmitidas de padres a hijos. Y también que somos tan limitados intelectualmente que nos las creemos como bobos simplemente porque nos lo dijeron o lo hemos visto así desde niños. Lejos de tener ningún tipo de solidez intelectual, son mero humo que se desvanece con un mero soplo.

Una muestra de nuestro supremacismo narcisista es usar como insultos o descalificativos los nombres de otras especies, como la palabra “animal” o «bestia» como sinónimo de bruto a la vez que el término “humano” como todo lo contrario, a pesar de que ninguna especie comete las atrocidades de los seres humanos. Es decir, damos la vuelta a la medalla y encima nos la ponemos a pesar de que nos corresponde, ya que somos unos narcisistas.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Combatamos el narcisismo perverso que todos tenemos

Leer ¡NO DAÑEMOS!: No seamos especistas sin escrúpulos

Otro ejemplo muy típico es utilizar cerdo, marrano, cochino, puerco, gorrino, guarro como sinónimo de sucio, a pesar de que esta especie es muy limpia. Son los humanos los que los mantienen en jaulas o espacios tan pequeños que no les queda más remedio que defecar y orinar en el mismo. Y hay bastantes más, como sabandija, alimaña, animal de carroña, buitre, hiena, cabrón, gusano, víbora, mal bicho, burro, zorra, gallina, borrego, rata, perra, etc.

Todo ello es una falta de respeto que procede de sociedades tóxicas. Por tanto, ¿no es mejor cambiar el chip y contribuir a que los demás también lo hagan?

Leer ¡EVITEMOS DAÑOS!: 10 acciones para eliminar el maltrato animal

Gracias por compartir para aportar tu granito de arena, que unido a muchos otros puede hacer una hermosa playa.

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor

 

Lee: ¡NO DAÑEMOS!: No hagamos daño a los demás

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?