¡NO DAÑEMOS!: CONOZCAMOS LA HISTORIA DE LA HOMOFOBIA PARA TRITURARLA

Las personas no nacen odiando al colectivo LGTBI+, sino que aprenden a hacerlo básicamente como consecuencia de los dogmas del judaísmo, del cristianismo, desarrollado a partir del primero, y del islam, inspirado en ambos. Todos ellos en su versión conservadora y especialmente fundamentalista, partidaria de seguir a rajatabla los libros sagrados, a diferencia de las versiones abiertas, tolerantes y benignas de dichas religiones.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Seamos racionales y evitemos el dogmatismo venenoso

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Cambiemos la parte dañina del cristianismo

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Modifiquemos la parte dañina del islam

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Condenemos los preceptos judeocristianos que ordenan el asesinato y maltrato a los LGTBI

La homofobia no es biológicamente intrínseca a la naturaleza humana, sino meramente cultural, causada básicamente por el adoctrinamiento nocivo llevado a cabo sobre sociedades enteras por unas pocas religiones que han tenido mucho éxito en expandirse.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Pensemos por nosotros mismos y evitemos el adoctrinamiento tóxico

Así, casi todos los pueblos de Europa eran tolerantes con la homosexualidad: griegos, romanos, celtas, eslavos, vikingos. Todos en general menos los germanos. La homosexualidad estaba más o menos normalizada y la bisexualidad bastante extendida. Todo cambió con las 3 religiones abrahámicas.

En Europa fueron sobre todo los predicadores cristianos tradicionalistas, en ocasiones buenos samaritanos por un lado pero monstruosos por otro, los que propagaron el odio y los crímenes contra los homosexuales. Introdujeron una dictadura social, opresiva y represiva contra los que se salían de la ortodoxia de las Sagradas Escrituras.

Y lo mismo sucedió en el resto de continentes. En África Subsahariana en general había normalización de lo LGTBI hasta que llegó primero la islamización y luego los misioneros y autoridades coloniales cristianos conservadores.

En América había alguna etnia homófoba, como los mexicas, pero la gran mayoría eran tolerantes. Fueron los conquistadores cristianos los que trajeron consigo el odio y la crueldad hacia homosexuales y transexuales. 

En Asia, el budismo, el hinduismo y otras religiones son permisivas con ellos. Gengis Khan los castigó con pena de muerte para que los mongoles tuviesen el máximo de hijos y así poder dominar al resto de los asiáticos. No obstante, en general las sociedades asiáticas no eran homófobas hasta que fueron islamizadas o hasta que las autoridades coloniales cristianas introdujeron códigos penales que los criminalizaron y en algunos países todavía se mantienen, como en la India.

VER VIDEO

En Japón también estaba normalizada la homosexualidad, pero ello cambió en siglo XIX por imitación a Occidente. Y en China sucedió algo parecido: se veía como una faceta normal de la vida, sobre todo la bisexualidad. Aunque un Emperador la prohibió, la oposición a la homosexualidad no fue firme hasta los siglos XIX y XX por los esfuerzos de occidentalización de la dinastía Qing y la República.

El efecto negativo de las 3 religiones homófobas, que tanto sufrimiento ha causado en el mundo, fue deshaciéndose a partir del siglo XVIII con la Ilustración y sus valores de libertad, igualdad y derechos humanos.

La Revolución Francesa llevó a cabo la descriminalización de los actos homosexuales y Napoleón la extendió en su imperio.

Derrotado el mismo, en Francia se mantuvo dicha legislación, pero los contrarrevolucionarios tradicionalistas volvieron a castigarlos en buena parte de Europa. No obstante, las revoluciones liberales y el proceso de modernización y secularización ocasionaron que de quemarlos en la hoguera como se hacía en el Antiguo Régimen se pasase a penas de cárcel.

Esa situación duró mucho, a lo largo de los siglos XIX y XX, mientras se mantuvieron mayorías de cristianos conservadores. En buena parte de Europa Occidental las condenas a prisión no empezaron a remitir hasta finales de los 60 y en los 70, con la revolución sexual y los movimientos contraculturales y de los derechos civiles. Y en algunos países la plena despenalización no ha llegado hasta finales del siglo XX o inicios del XXI.

En Estados Unidos, la sodomía (sexo anal, también entre heterosexuales, ya que no es reproductivo y contrario al cristianismo) era condenado con largas penas de prisión y duro trabajo forzado. No fue hasta los años 60 que se abolió esa injusticia en 2 estados. En los 70 sucedió en unos 20 estados más y posteriormente en otros. Sin embargo, quedan unos 15 estados de la América profunda (y no tan profunda como Florida) donde siguen criminalizados. Esas leyes fueron invalidadas en 2003 por el Tribunal Supremo, pero no revocadas.

Tras la descriminalización, otros saltos hacia adelante han sido las leyes anti-discriminación, a favor de las uniones civiles y de los matrimonios del mismo sexo, las cuales ayudan a reducir los sufrimientos de la comunidad LGTBI. Según un estudio de 36 países de la OCDE, el aprobar el matrimonio del mismo sexo supone un decrecimiento de casi un 20% en los suicidios de jóvenes y adolescentes.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Tampoco al colectivo LGTBI+

La situación actual es casi siempre igual en todas partes: donde hay mayoría de cristianos y/o musulmanes tradicionalistas hay opresión para este y otros colectivos y donde la mayoría de ciudadanos son liberales reina la tolerancia y el respeto.

Por tanto, liberalicemos, secularicemos y cambiemos la parte nociva de las religiones.

Leer ¡EVITEMOS DAÑOS!: Colaboremos en erradicar la maldad anti-LGTBI+

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Respetemos la libertad de los demás

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Reformemos la parte dañina de las religiones

Gracias por compartir si crees que ello ayudará a reducir la homofobia y el sufrimiento de inocentes,

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor

 

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?