¡NO DAÑEMOS!: ELIJAMOS LA MEJOR VERSIÓN DE CADA RELIGIÓN

En la cultura hinduista las viudas son sospechosas y de mal augurio. La mujer virtuosa es la que tiene un voto de fidelidad hacia su patrón (su marido), orientada al bienestar de éste. Cuando enviuda ya no puede cumplir dicha función de sierva complaciente y pasa a ser un cero, siendo despreciada, anulada como persona y marginada de la vida social.

Para limpiar su estado de impureza la sociedad le obliga a hacer penitencias (ayuno, dormir sobre esterilla, no comer apenas, cortarse el pelo).

En las familias conservadoras incluso las «ponen de patitas en la calle» y tienen que vivir de limosnas, ya que su patrimonio va a parar a la familia de su marido; en el mejor de los casos encuentran cobijo y comida en alguna ONG.

En las familias fundamentalistas todavía es peor, ya que podrían quemarlas o enterrarlas vivas junto con su fallecido marido. A veces la viuda se presta a ello de forma voluntaria, sobre todo si es joven, ya que prefiere la muerte física que una muerte en vida. Afortunadamente ese ritual, llamado sati, fue prohibido y hoy en día apenas hay casos.

El hinduismo en su versión conservadora (y especialmente en su interpretación integrista) es atroz con las mujeres y los parias (los intocables), poco que ver con la visión bondadosa y reformista del hinduismo de Gandhi.

Las versión tradicionalista, sobre en su forma fundamentalista, de las grandes religiones es violadora de los derechos humanos y criminal. Llamemos a las cosas por su nombre y dejémonos de eufemismos. Porque pisotear a las mujeres de esta manera, despojar de su dignidad y de sus legítimos derechos a los intocables (hay 260 millones de ellos en el mundo) o tener a gais y lesbianas inocentes secuestrados en prisiones durante años, agredirlos psíquica, verbal o físicamente o asesinarlos son crímenes, por mucho que sean prescritos por los libros sagrados de esas religiones y por mucho que dichas religiones estén muy extendidas. En cambio, la versión liberal y tolerante de esas religiones son benignas y éticas.

Las visiones tradicionales de esos credos son barbarie e incivilización mientras que las modernas son respeto, justicia y libertad.

Por tanto si queremos construir un mundo más feliz y justo en que vivir mejor elijamos las segundas versiones y cuando nos encontremos a alguien que todavía crea en las primeras intentemos hacerle ver lo dañina y abusiva que es esa interpretación.

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?