¡NO DAÑEMOS!: REFORMEMOS LA PARTE DAÑINA DEL COMUNISMO Y SIMILARES (I)

Si queremos un mundo mejor en que vivir, con menos sufrimientos y abusos, es necesario cambiar las 9 principales formas de pensar causantes de muchas maldades: el ultranacionalismo/etnicismo/racismo (dentro del cual está el nazismo y el fascismo), el especismo, el comunismo y similares, el esclavismo y similares (todavía hay decenas de millones de esclavos en el mundo), el machismo (y en mucho menor medida el matriarcalismo pseudofeminista), el militarismo, el imperialismo y el tradicionalismo iliberal obstinado en mantener injusticias, especialmente el cristianismo, islam, hinduismo y judaísmos conservadores y sobre todo si son en grado fundamentalista (en contraposición con las versiones benignas, tolerantes y liberales de esas religiones). Y en general todo tipo de autoritarismos y totalitarismos, así como de creencias según las cuales está permitido hacer daño a los demás (con la excepción básicamente de la legítima defensa, que obviamente está justificada).

Todos tenemos creencias de ese tipo, por lo que conviene que todos hagamos un trabajo de limpieza de nuestra mente para conseguir un mundo más feliz. 

Dentro de todo este ingente trabajo por un mundo más feliz en que vivir está la reforma del Comunismo, una buena misión que animo a que todos los comunistas de buena fe lleven a cabo.

Para ello primero es necesario entender bien cuál es el problema (en qué medida el Comunismo es causante de grandes padecimientos y atropellos) para a continuación abordar la solución del mismo.

DESCRIPCIÓN DEL PROBLEMA

Para comprender el problema os resumo qué es el Comunismo en cifras y datos objetivos y fácilmente verificables:

UNIÓN SOVIÉTICA

18 millones de inocentes que fueron enviados a los Gulags, campos de trabajo forzado esclavo, de los que murieron 2,7 millones. En algunos gulags vivían en tiendas de campañas, a pesar de estar en Siberia a temperaturas por debajo de 40 grados bajo 0. En otros campos habían barracones pero para optimizar costes hacinaban a los esclavos con literas de 3 pisos unas al lado de las otras similares a las de los campos de concentración nazis. Ni en las plantaciones de América vivían los esclavos en tiendas de campaña ni hacinados.

Entre 6 y 7 millones de inocentes deportados, muchos de los cuales murieron por el camino.

Entre 5,5 y 7 millones de campesinos inocentes murieron de hambre en los años 30 porque el régimen les confiscaba las cosechas que habían generado con el sudor de su frente. La explotación comunista fue peor que en los sistemas esclavistas, ya que a los esclavos les daban suficiente alimento como para poder sobrevivir. ¿Qué por qué les robaban sus cosechas? Para desarrollar la industria armamentística con la que consolidar los políticos comunistas su frágil poder y expandirlo por el mundo (y lo consiguieron, ya que la URSS llegó a ser una de las 2 grandes potencias militares, junto con USA, pero a qué coste) y comprar maquinaria a Occidente a cambio de grano.

Más 3 millones de campesinos inocentes que murieron de hambre en la época de Lenin porque éste impuso una hambruna masiva a los campesinos que se rebelaban contra el régimen comunista.

Entre 1 y 1,5 millones de muertos por inanición en la hambruna de 1946-47.

Entre 0,7 y 1,2 millones de personas inocentes asesinados en las purgas de Stalin, sobre todo en la época del Gran Terror. El dictador fijaba una cuotas de personas a asesinar en cada provincia y las autoridades provinciales para cumplir esas cuotas buscaban sospechosos de ser contrarios al régimen pero como ello no era suficiente para cumplir con los objetivos de exterminio cogían listados de residentes y de los mismos seleccionaban nombres de forma aleatoria. ¿Qué por qué se procedía así? Para generar un terror que evitase nuevas rebeliones de la población contra la “dictadura del proletariado”, ya que el Comunismo contaba solamente con el 24% de apoyo de la población y se impuso mediante una revolución violenta no para derrocar el régimen de los zares (como cree la mayor parte de la gente), sino una democracia liberal que se estaba forjando desde hacía 8 meses y que era gobernada primero por una coalición de liberales y socialistas y luego por los socialistas. Esas purgas masivas tuvieron lugar en todos los niveles de la sociedad, desde los campesinos más pobres hasta los cargos más altos.

Entre 0,1 y 0,5 millones de inocentes asesinados por Lenin por ser sospechosos de no apoyar al régimen.

Muchos de los asesinados en las diferentes purgas fueron torturados previamente en las checas. Y con torturas horribles como empalar, desollar (arrancar la piel estando vivos), crucificar, meter a la víctima lentamente en agua hirviendo o introducir ratas en entrañas, difundidas además abiertamente por la prensa comunista, como Pravda o Izvestia. Los comunistas fueron mucho más crueles que el régimen zarista, al menos a partir del 1863, año en que el zar de corte liberal Alejandro II abolió la tortura.

¡Cuánto sufrimiento ha causado el Comunismo!

Según algunas estimaciones, unos 62 millones murieron en los diferentes genocidios soviéticos.

Vayamos ahora a las condiciones de vida:

Consumo per cápita equivalente al 28% del consumo per cápita en USA. Los privilegiados que residían en las ciudades (no en tiendas de campaña o barracones en los gulags o se morían literalmente de hambre en el campo) vivían en pisos comunitarios, cada familia entera en una habitación (además esos dormitorios fueron subdivididos para que cupiesen más familias en un piso, por ejemplo 6 familias), compartiendo todo lo demás. Las diferentes familias de cada comuna se vigilaban y denunciaban, lo que ha generado una cultura de desconfianza en los vecinos que todavía hoy perdura.

Con Krushev este sistema se sustituyó por pisos familiares pequeñitos en edificios cutres de baja calidad y sin calefacción (a pesar del frío que hace allí) como, por ejemplo, un apartamentito de 40 m2 para una familia compuesta por 3 generaciones.

Bueno, no todos vivían con un nivel de vida tan bajo, ya que se aplicaban diferentes varas de medir: los que más predicaban la igualdad (los miembros del partido y sobre todo la nomenklatura y ante todo los líderes) eran los que vivían de forma más desigual.

Sin entrar en detalles, destacaremos la espectacular mansión de Lenin en Gorski Léninskie que había expropiado a unos aristócratas y su Rolls Royce. Y las más de 20 casonas de Stalin (la mayoría en la privilegiada zona del Mar Negro), como la dacha de Sochi, que nada tenían que envidiar a las mansiones de la alta burguesía, además de sus cochazos y otros lujos. Hubo la excepción de Brezhnev, que renunció a una lujosa residencia para vivir en un apartamento de tan sólo 54 m2, pero la norma ha sido un estilo de vida privilegiado para la Casta Privilegiada Comunista.

Decenas de millones de trabajadores explotados, la gran mayoría. Los comunistas no sólo abusaron de los envidiados y odiados burgueses, sino también del pueblo en su conjunto, especialmente de los campesinos, que conformaban la mayor parte de la sociedad. Los trabajadores eran considerados, al menos durante las primeras décadas, simples commodities como el hierro o el cemento, necesarios para la Revolución, meros peones que los utilizaban como esclavos en los grandes proyectos de obras públicas e industriales, como los faraones utilizaban al pueblo egipcio para construir sus pirámides dándoles simplemente lo básico para subsistir. Obviamente en esas condiciones sus tasas de mortalidad eran bastante superiores a las normales. Durante tiempo la implantación del Comunismo soviético se basó en el trabajo esclavo. Para optimizar el nivel de explotación, a quien no cumplía su objetivo de productividad le quitaban su ración de comida y moría.

Y ahora vayamos al nivel más psicológico:

Puntuaciones promedio del nivel bienestar subjetivo (el que la gente dice que tiene) mucho más bajos que en las democracias liberales. No es de extrañar: incluso los que sobrevivieron a las hambrunas y purgas, los que no pasaron por las checas ni gulags fueron víctimas de un clima generalizado de terror, intimidación, vigilancia y denuncias (incluso entre vecinos, amigos y familiares) y un agobiante estilo de vida colectivo que ahogaba la individualidad. Cualquier queja o crítica al gobierno, cualquier frase que no fuese “políticamente correcta” podía suponer cárcel, tortura y/o muerte. Por tanto, dominaba un clima de miedo constante y a todas horas, tanto en el trabajo como en casa.

La profunda insatisfacción llevaba a levantamientos, sobre todo de campesinos, implacablemente aplastados por el régimen.

PAÍSES SATÉLITES DE LA URSS

Para no cansar con cifras y más cifras resumiré diciendo que seguían el mismo modelo que su hermano mayor, la URSS. Las violaciones de derechos humanos fueron mucho menos masivas, pero también importantes. De hecho, el Parlamento Europeo ha condenado el Comunismo alegando que en todos los países europeos excomunistas se produjeron violaciones masivas de derechos humanos.

Incluso Tito, que era el régimen más liberal y cercano a Occidente dentro del Bloque Oriental, cometía crueldades como tirar estando vivos a los sospechosos de ser contrarios al régimen o a minorías étnicas (como los italianos) a las foibas, que son unos agujeros naturales profundos donde iban cayendo las víctimas unas sobre otras y se quedaban amontonadas hasta que morían.

En lo económico, la renta per cápita de Europa Occidental era hasta 6 VECES MÁS ALTA que en el Bloque Oriental. No hay más que comparar, por ejemplo, Alemania del Este y del Oeste.

Millones de trabajadores explotados con objetivos de producción cada vez más altos y sueldos bajos, que a veces incluso eran reducidos en vez de aumentados.

Y algo parecido a la URSS cabe decir con las puntuaciones promedio de bienestar subjetivo, así como el clima de omnipresente espionaje a toda la población, denuncias y miedo. La insatisfacción de millones de ciudadanos dio lugar a levantamientos de la población como el de la República Democrática Alemana de 1953, la Revolución Húngara de 1956, el intento de liberalización de la Primavera de Praga del 68 o las huelgas de Polonia, todos ellos aplastados implacablemente con los tanques y la represión.

Como consecuencia de todo lo anterior, unos 30 millones de habitantes de la Europa comunista emigraron a Occidente. En cambio, apenas ha habido emigración en el sentido contrario. ¿Por qué será?

El sistema comunista era tan sumamente atractivo que tuvieron que prohibir la emigración a Occidente, tanto en la URSS como en sus países satélite, para evitar el vaciamiento de dichos países.

Los pobres habitantes acabaron tan hartos del Comunismo que tras la llegada de la democracia nunca más han votado un gobierno comunista en ninguno de esos países.

Al final lo que manda son las cifras y los datos objetivos y no la propaganda.

Lee: REFORMEMOS LA PARTE DAÑINA DEL COMUNISMO (II)

 Xavier Paya 

¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor.

 

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?