¡NO DAÑEMOS!: RECONOZCAMOS LAS 3 LEGÍTIMAS MOLESTIAS

Para vivir en un mundo más agradable es necesario aplicar la norma general de ser considerado con los demás, no causándoles perjuicios ni molestias.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Seamos considerados

Ahora bien, existen 3 excepciones a esa norma:

 

1. MOLESTIAS POR ADOCTRINAMIENTO

Son las causadas no por el comportamiento de alguien, como podría parecer, sino en realidad por el adoctrinamiento recibido por la persona que se siente molesta. Es el caso de cuando a alguien le desagrada que otros vistan de una cierta manera, vayan destapados, dos hombres se besen o acaricien, etc. porque en su familia, su colegio, su iglesia o donde sea le inculcaron que ello es malo.

Si alguien tiene el código religioso o moral de que vestir de verde es pecado, no por ello el resto de la gente tiene por qué privarse de vestir de ese color, por mucho que moleste al primero. Las doctrinas en que uno cree son para aplicarlas a uno mismo, si quiere, pero no a los demás. Que queden exclusivamente en nuestro foro interno como la estructura metálica que permanece siempre encerrada dentro de los cimientos y desde fuera ni nos damos cuenta de que existe.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Pensemos por nosotros mismos y digamos no al adoctrinamiento tóxico

Seamos tolerantes y no pretendamos que nuestros dogmas condicionen a los demás en lo más mínimo mientras no causen ningún daño objetivo a nadie. Y por objetivo me refiero a que sea independiente de la educación recibida, como dar un guantazo a alguien, que duele a todo el mundo con independencia de lo que le hayan enseñado.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Seamos tolerantes

Que alguien se sienta mal por la conducta de otro no significa necesariamente que el segundo le haya causado un daño.

 

2. FRUSTRACIÓN O IRA PORQUE OTROS EJERCEN SUS DERECHOS Y LIBERTADES

Solemos tener expectativas de los demás, a veces excesivas, y cuando no se comportan conforme a lo que deseamos nos sentimos mal.

Podemos exigir el cumplimiento de lo pactado, que nadie cause ningún daño que no sea en legítima defensa contra el agresor, que las relaciones sean no abusivas y que se cumplan unas leyes justas. Pero fuera de ello, los demás son libres y por tanto pueden hacer o dejar de hacer lo que quieran, aunque ello nos cause frustración, enfado o incluso tristeza. Si alguien pone el listón por encima de las obligaciones anteriores, es él el responsable de sus emociones.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Seamos honestos

Leer ¡NO DAÑEMOS!: No hagamos daño a nadie

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Respetemos la libertad de los demás

Si nos piden algo, tenemos derecho tanto a concederlo como a denegarlo. Tres ejemplos muy obvios son si alguien quiere tener sexo y decimos no, si alguien se enamora de nosotros y no le correspondemos o si decidimos terminar con una relación porque nos hace sentir mal.

Y un ejemplo menos obvio es si decidimos terminar nuestra vida  y ello supone un duelo para los seres que nos quieren. Ello no es causar un daño, sino todo lo contrario, ya que aquellos que se quedan tristes es por todo lo bueno que hemos ido haciendo por ellos a lo largo del tiempo.

Leer ¡NO DAÑEMOS!: Respetemos la muerte indolora de los demás

De nuevo, que alguien se sienta mal por la conducta de otro no significa necesariamente que el segundo le haya causado un daño.

 

3. LEGÍTIMA DEFENSA 

Cualquier inocente agredido tiene derecho a defenderse, por mucho que ello desagrade al victimizador y sus cómplices. Y los demás tienen el derecho (y el deber moral) de defender a dichas víctimas inocentes. Construyamos una fortaleza defensiva alrededor de ellas y si es necesario lancemos flechas a los atacantes por mucho que les duela.

Leer ¡EVITEMOS DAÑOS!: Defendámonos a nosotros y a los demás

En este tercer caso, sí se causa un daño, pero está justificado porque es en legítima defensa.

No tengamos reparos en aplicar esta tríada en aras a ejercer nuestros derechos y libertades y respetar los de los demás.

Gracias por compartir si consideras que hacerlo es beneficioso.

 Xavier Paya 

Iniciativa ¡NO DAÑES!

www.institutodelbienestar.com

NO HAGAMOS DAÑO A NADIE, salvo legítima defensa contra el agresor

 

Lee: ¡NO DAÑEMOS!: No hagamos daño a los demás

Lee: otros artículos de ¡NO DAÑES!…

Con la iniciativa ¡NO DAÑES! luchamos por evitar que te causen cualquier tipo de sufrimiento o daño a ti, tus seres queridos y los demás.

¿QUIERES AYUDARNOS EN ELLO PARA DEJAR UN MUNDO MEJOR AL QUE HAS ENCONTRADO?